Una ácida Mojiganga despierta las risas de la numerosa concurrencia

0
288
Un oscuro escenario acogió este año la representación d ela Mojuganga (Foto: Angel Gayúbar)

Es uno de los momentos claves del desarrollo de la fiesta y anoche no fue una excepción. Numerosas personas se dieron cita en la plaza mayor para seguir la representación de una nueva edición de la Mojiganga, un singular espectáculo satírico dramatizado que pone en solfa lo acontecido en los últimos doce meses. El de este año tuvo como excusa argumental la celebración de una boda gay en el Ayuntamiento que acaba con los contrayentes como Reyes y demiurgos de la función. Bajo su mandato se fueron sucediendo diversos números que no dejaron indiferente a la concurrencia que abarrotaba la Plaza Mayor grausina. En ellos, los actores fueron desgranando encima del escenario diversos aspectos que han marcado la vida local en los últimos doce meses y denunciando otros. Asuntos como la suciedad en las calles, los purines y a sus aromas, el cambio climático, o el reiterado paseo de la piara de jabalíes por las calles grausinas, tuvieron cabida en un guión en el que también se habló de la jubilación de un sanitario que ha prestado largos años sus servicios en el Centro de Salud, del resultado de las elecciones municipales con el cambio de gobierno en el municipio, de los convites que ofrecen los rondados en la ronda o de los políticos locales y comarcales. Todo ello acompañado de momentos musicales que llevaron el regocijo al público asistente.
Los festejos grausinos mueven a muchas personas. La gente, su presencia, su aliento, es imprescindible para que todo funcione. Danzantes, rondadores, caballez, furtaperas, cabezudos, gigantes, repatanes, autoridades civiles y religiosas, procesionantes, gaiteros, cantantes de albadas, músicos, actores en la Mojiganga, trabuqueros armados con sus trabucos, hermanos de la cofradía del Santo Cristo y San Vicente Ferrer, concertistas, charangas…; es impresionante la cantidad de gente que actúa físicamente en estas fiestas, que se implica directamente en ellas. Y todos son imprescindibles para el buen desarrollo de los festejos; tanto como los cientos, miles, de convecinos que les arropan en estos días de catarsis colectiva que dan como resultado uno de los acontecimientos festivos más singulares de la geografía española.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.