Una urbanización largamente demorada en Cerler

0
102
Terrenos de La Solaneta donde se encuentran las parcelas de los vecinos de Cerler (Foto: Servicio especial)

Cuando se construyó la estación de esquí de Cerler, en 1964, un grupo de vecinos de la localidad puso sus tierras a disposición de los promotores del proyecto a cambio de un precio simbólico y del compromiso de la reversión de un diez por ciento de la superficie de los terrenos cedidos en parcelas urbanizables. Cincuenta y cinco años después, ese compromiso sigue sin haberse hecho efectivo y no parece que vaya a serlo en un futuro próximo ya que, aunque en su día la promotora del centro invernal hizo entrega a los interesados de diecisiete parcelas en una zona conocida como “la Solaneta” de futura actuación urbana, la prevista ampliación de la Urbanización de Cerler que se pretende poner en marcha a partir de 2020 no prevé urbanizar estas parcelas afectadas, en el mejor de los casos, antes de 2027, en una segunda e, incluso, una tercera fase del proyecto que ya lleva las actuaciones previstas hasta 2035.
Eso es lo que denuncian los afectados que han remitido sendas cartas a Marta Gastón como presidenta de Aramón y a la alcaldía de Benasque solicitando que esas diecisiete parcelas formen parte de la primera fase de la nueva promoción urbanística y se salde así definitivamente una deuda que parece eterna. «Mi abuelo cedió tierras en el año 64 para que se pudiera instalar la estación de esquí y a cambio le dieron unas acciones, que hoy no tienen ningún valor por las pignoraciones y avatares de todos estos años, y el compromiso de la devolución del diez por ciento de la superficie aportada en terreno urbanizado», confirma Esther Lamora, nieta y heredera de uno de los vecinos cedentes de los terrenos que, como el resto de afectados –ahora ya una treintena al pasar las parcelas de padres a hijos y nietos- , esperaba que la puesta en marcha del proyecto de la nueva urbanización de Cerler sirviera para hacer efectivo, por fin, ese compromiso.
No obstante, la presentación del plan urbanístico en el Ayuntamiento de Benasque y la posibilidad de poder estudiarlo les ha confirmado que se pretende ejecutar esta actuación urbanística en varias fases y que pospone la urbanización de las parcelas cedidas a los vecinos a la segunda y tercera de ellas que se prolongarían, en el mejor de los casos, hasta 2035. «Llevamos ya cincuenta y cinco años de demoras y retrasos y esto no parece que tenga ninguna solución», se lamenta recordando que, en su caso concreto y por indicación de la notaria, escrituraron a su nombre los terrenos cuando recibieron la herencia «pero sólo ha servido para que tengamos que pagar desde entonces el IBI urbano al Ayuntamiento por unas parcelas que no tienen ningún tipo de servicios».
Lamora explica que los promotores de la estación iniciaron en 1999 una pequeña actuación urbanística en La Solaneta «que se quedó en nada» y que en 2008, ya como Fomento y Desarrollo del Valle de Benasque, heredera a su vez de esos promotores e integrada en Aramón, remitió cartas a los afectados para que escriturasen las parcelas que les correspondían, algo que algunos hicieron y otros no. Ahora, con el nuevo proyecto, todos esperaban que se consolidaran esos trabajos y que la nueva urbanización comenzara por estos terrenos «pero nos hemos encontrado con que cambian de sitio y pretenden empezar por la zona más alejada y nos vuelven a relegar en el tiempo hasta el 2035 que me imagino que muchos de nosotros ya ni lo llegaremos a ver como les sucedió a nuestros abuelos y a nuestros padres».
Los afectados han remitido cartas a la alcaldía benasquesa, a los ediles del pueblo y a la presidenta del consejo de administración de Aramón y están a la espera de recibir contestación. También han solicitado información al Catastro sobre la obligación de pagar un IBI urbano por unas parcelas no urbanizadas y aquí sí les han contestado señalando que esa es competencia municipal. «Y ahí estamos, presentando cartas y esperando que alguien nos haga caso», señala esta vecina que se confiesa «muy cansada» de innumerables reuniones a lo largo de estos cincuenta y cinco años en las que se les ha dicho a los afectados que su problema se solucionaría lo antes posible. Esther formalizó una escritura de su parcela tras la muerte de su padre y en ella, bajo el epígrafe de “entrega en contraprestación”, Fomento y Desarrollo se compromete a urbanizar la parcela “al no estar concluida la urbanización por causas ajenas a esta promotora y dada la manifiesta voluntad de esta mercantil de cumplir con los compromisos en su día contraídos en cumplimiento de lo pactado” aunque, a la vista de esta nueva demora, manifiesta no saber cuándo quien cumplir con ese pacto.
Su marido, Carlos Trigoso, confirma que después de tantos años los vecinos «están resignados» pero vislumbra «una esperanza» en la respuesta de la presidenta del Consejo de Administración de Aramón que, en una carta recibida este jueves, después de recordarles las dificultades en la tramitación del actual proyecto de urbanización y señalarles que la distribución en fases de ejecución “se ha realizado siguiendo estrictamente consideraciones técnicas”, les manifiesta la disposición de Aramón, “siempre que fuera técnicamente posible”, a entablar un diálogo “en el que también debería intervenir el Ayuntamiento de Benasque” para analizar si puede ser factible, y en qué condiciones técnicas, económicas y de financiación, acceder a las peticiones de los afectados.
La reclamación de los vecinos es apoyada por el Ayuntamiento de Benasque cuyo alcalde, Ignacio Abadías, recuerda que siempre han instado a Aramón para que dé preferencia a esta actuación. «Llevan más de cincuenta años sin ver cumplidos los compromisos adquiridos y pensamos que los afectados han adquirido de largo los suficientes derechos», apunta el edil.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.