‘El Remós’ festeja sus primeros veinticinco años entre amigos

0
137
Imagen de grupo de los asistentes a la celebración (Foto: Angel Gayúbar)

En un acto tan emotivo como multitudinario, el Centro de Ocupación Socio-laboral El Remós celebraba este jueves las bodas de plata desde su apertura en 1994 con la presencia como invitados de representantes de la vida política y social pero también de muchos vecinos de la zona que quisieron mostrar su apoyo a esta iniciativa consolidada como un referente nacional y, cada vez más, internacional de la atención y dignificación de las vidas de las personas con distintos tipos de discapacidad en el mundo rural.
La consejera de Ciudadanía y Derechos Sociales del Gobierno de Aragón, Victoria Broto, el obispo titular de la diócesis Barbastro-Monzón, Ángel Pérez, o el presidente de Ribagorza, Marcel Iglesias, encabezaban una lista de casi doscientos invitados que vivieron una jornada cargada de emoción, recuerdos y agradecimientos a todos quienes, en mayor o menor medida, han contribuido en sacar adelante un proyecto que cuando arrancó hace ahora veinticinco años parecía una auténtica locura condenada al fracaso.
«Si hemos conseguido sacar adelante esta iniciativa de atención a las personas con discapacidad en el mundo rural, que era un planteamiento radicalmente novedoso cuando lo pusimos en marcha, ha sido porque no reprodujimos miméticamente las maneras de actuar de los centros de atención a discapacitados existentes en los entornos urbanos sino que nos trazamos un camino propio acorde a las necesidades de nuestros usuarios y a nuestro territorio», explicaba ayer Aurelio García sobre la viabilidad de este centro pionero que ha llevado el nombre de Sesué y de la Alta Ribagorza a los más variados escenarios como sinónimo de capacidad de innovación y de planteamientos exitosos en la dignificación de la vida de las personas con discapacidad y de garantía de pervivencia –de ellos y de sus familias- en sus entornos habituales.
García fue el principal impulsor del centro y, con el especial apoyo de la Asociación Guayente y del entonces párroco benasqués Ernesto Durán, supo implicar en su puesta en marcha a las instituciones públicas y a numerosas entidades privadas de la zona y granjearse el apoyo de unos vecinos que, veinticinco años después, consideran El Remós y todo lo que implica como un motivo de orgullo. Algo que quedó patente en la celebración organizada en las dependencias del centro en Sesué, escenario de una jornada plenamente festiva en la que sus usuarios tuvieron un especial protagonismo. Una veintena de personas con distintos grados y tipos de discapacidad, fundamentalmente ribagorzanas, pero también procedentes de comarcas vecinas, forman en la actualidad el grupo residente en El Remós que ve limitada su capacidad de acogida por la falta de disponibilidad residencial para nuevos usuarios.
Su objetivo principal es el de fomentar la inclusión social y laboral de personas con un grado y tipo de diversidad funcional muy heterogéneo a través de la multiactividad, con una línea de trabajo individualizada para ajustarse mejor al proceso de desarrollo de cada perfil y que se plantea como nuevos proyectos profundizar en la autonomía lo más plena posible y a todos los niveles de sus usuarios.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.