Corte de circulación en el Ventamillo por un desprendimiento

0
138
Las rocas caídas sobre la vía impidiendo la circulación en el congosto (Foto: Angel Gayúbar)

La circulación por la N-260 en el Congosto del Ventamillo se ha visto hoy alterada debido a un desprendimiento sobre la vía que ocurría el mismo día –y casi a la misma hora- que el Ministerio de Fomento anunciaba el inicio de las largamente reivindicadas obras de acondicionamiento en la carretera N-260. La actuación se centrará en el tramo entre Campo y el Congosto del Ventamillo y, paradójicamente -o no-, la zona inmediatamente posterior que se mantiene fuera de la intervención por cuestiones medioambientales quedaba este martes cerrada totalmente al tráfico durante prácticamente una hora debido a un grave desprendimiento de rocas sobre la calzada.
Aunque las tareas de desescombro se han iniciado inmediatamente, habida cuenta de que esta carretera es el principal acceso al Valle de Benasque y que incluso en temporada baja turística soporta una alta densidad de tráfico, la normalidad en la circulación no se ha recuperado totalmente hasta tres horas después, cuando la vía quedaba expedita en sus dos carriles tras haberse retirado todos los materiales y piedras caídos sobre el firme, muchos de ellos de gran tamaño.
El suceso tenía lugar minutos después de las 13 horas y, aunque afortunadamente no ha causado daños personales ni materiales en los usuarios que circulaban por la carretera en esos momentos, no se ha conseguido habilitar un carril para el paso alternativo hasta las 14,15 lo que ha motivado largas colas de vehículos ligeros y pesados que en esos momentos circulaban por este tramo carretero.
El desprendimiento se ha producido en el punto kilométrico 388 de la vía, prácticamente el mismo que uno bastante más grave por su volumen ocurrido en 2014 y muy próximo al que sufrió en febrero de 2006 un hundimiento de la vía arrastrada por otro desprendimiento que colapsó los accesos al Valle de Benasque durante varios días. Esta situación ha hecho que el alcalde de Castejón de Sos, José Manuel Abad, recuerde un sentir generalizado de temor entre los vecinos de la zona. «Pese a las actuaciones inminentes en el tramo entre Campo y el inicio del congosto –comenta- seguimos teniendo un riesgo enorme porque aunque, afortunadamente, hoy no ha habido que lamentar ninguna desgracia, cualquiera de los pedruscos caídos podía haberse llevado por delante a los coches que circulaban por la carretera y eso es algo que ha ocurrido en demasiadas ocasiones».
Abad tilda de «situación precaria» la que presenta el tramo de un congosto sobre el que no está previsto actuar en las obras de acondicionamiento anunciadas en la N-260. En este sentido, «como no puede ser de otra manera», agradece la licitación de los trabajos pero recuerda que quedan cinco kilómetros «muy complicados» y que es necesario que Fomento dé una solución definitiva a este tramo carretero «porque, aunque más corto, vamos a seguir teniendo un embudo muy grande y, como se está viendo, susceptible de causar una desgracia por unos desprendimientos que se suceden con una frecuencia más que preocupante».

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.