El obispo llama a la corresponsabilidad para el sostenimiento diocesano

0
158

La Diócesis de Barbastro-Monzón, unida a la Iglesia en España, celebra este próximo domingo, 10 de noviembre, el Día de la Iglesia Diocesana, bajo el lema Sin ti no hay presente. Contigo hay futuro. “Cuando sientes que perteneces a una familia, te sientes corresponsable”, señaló el obispo, Ángel Pérez, que repasó en rueda de prensa la labor asistencial, educativa, celebrativa, pastoral, evangelizadora y cultural que realizan sacerdotes, religiosos y laicos. “Todo el dinero que la Iglesia recoge va a la misión a la que se destina. Os pedimos a todos, creyentes o no creyentes, practicantes o no practicantes, que seáis solidarios porque aunque no creáis o no practiquéis vuestro dinero, puesto en manos de la Iglesia, se multiplica por tres en proyectos que humanizan y divinizan la sociedad”, añadió. 

banda ancha diputación

Proyectos, afirmó, con los que “en esa España vaciada, que tanto suena hoy, la Iglesia, humilde y pobremente, pero también de manera eficaz y fecunda quiere contribuir para que nuestro pueblo no tenga que marcharse”. Así lo subrayó también el ecónomo diocesano, José Huerva, que recordó en que “esta campaña es la madre de todas las campañas. A veces no somos conscientes de que sin la iglesia diocesana es imposible el trabajo social que hace Cáritas, Manos Unidas o los misioneros”. El sacerdote insistió en la necesidad de alcanzar la autofinanciación, como diócesis, pero también a través de las parroquias. Además, explicó con detalle la vice ecónoma, Marta Calavera, la colaboración con la Iglesia goza de ventajas fiscales, tanto para las personas físicas como para las jurídicas.

Las cuentas, en el portal de transparencia diocesano

En 2018, la diócesis de Barbastro Monzón gestionó unos ingresos de 6.305.606,29 frente a unos gastos de 6.139.252,05 euros. De estos, la mayor partida es la que cubre programas y ayudas solidarios, con un montante global de 2.142.095,24, que se distribuye entre Cáritas (1.865.542,73), Manos Unidas (153.982,15), Misiones (112.034,05) y Santos Lugares y otros donativos (10.536,31). Le siguen, en cantidad, las partidas para el funcionamiento de las Parroquias (1.757.341,98), que suman las actividades Pastorales y otros gastos Parroquiales (1.221.601,89), la conservación de los templos y casa parroquiales (535.740,09), actividades pastorales (278.917,01) y la realización de programas Pastorales Diocesanos (145.783,66), los desplazamientos para prestar servicios pastorales y en las parroquias  (85.960,06) y el mantenimiento de edificios para actividades (47.173,29).

El funcionamiento de la estructura diocesana, con un gasto de 1.215.741,24 euros, abarca el funcionamiento de la Curia Diocesana (518.821,70), los gastos administrativos y legales (7.475,87), El Cruzado, Museo Diocesano, Casa Sacerdotal y el mantenimiento de inmuebles. El sustento de los sacerdotes, 588.108,28 euros, suma sus retribuciones y la seguridad social, mientras la formación de seminaristas y ayudas para los estudios alcanza los 34.355,13 euros y la retribución y seguridad social del personal contratado, 122.696,17 euros.

Por otro lado, más de la mitad de los ingresos, 3.997.208,70, proceden de los cristianos y de quien aprecia la labor de la Iglesia, principalmente para el funcionamiento de las parroquias (1.384.284,16 euros) y a través de la Asignación Tributaria (1.311.737,68 euros), además de para Cáritas (728.682,15), Manos Unidas (154.898,55), Misiones (88.316,75), Santos Lugares y otros donativos (8.712,41), para los gastos de la Diócesis (270.188,50) y a través de las colectas y suscripciones del Día de la Iglesia Diocesana (35.904,20) y del Día del Seminario (14.484,30). Así mismo, la Diócesis obtuvo 1.065.647,92 euros de los bienes propios de la Iglesia (El Cruzado Aragonés, Museo Diocesano, Casa Sacerdotal, etc) y 977.471,79 euros de las administraciones públicas para programas de Cáritas (904.091,21), para la Residencia de Fonz (21,240, 73) y ayudas para obras de rehabilitación (52.139,85). La partida de ingresos se completa con 265.277,88 de entidades privadas para programas solidarios.

En 2018, se celebraron 435 bautizos, 458 comuniones, 312 confirmaciones y 108 matrimonios, sacramentos que se administran gracias a la labor de los 67 sacerdotes y 34 religiosos, ayudados por 254 catequistas y 67 animadores de la comunidad. La acción de Barbastro-Monzón llega a 247 parroquias, cuatro monasterios y siete centros educativos católicos, además de 41 centros sociales y asistenciales en los que se prestó atención a 12.259 personas. Y aquí, de nuevo, la labor de los 400 voluntarios de Cáritas y 40 de Manos Unidas resulta fundamental para atender las necesidades cercanas y los proyectos de cooperación al desarrollo en marcha.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.