Instalan en Graus un panel explicativo sobre el yacimiento prehistórico de Las Forcas

0
222
Asistentes al acto celebrado junto a los yacimientos (Foto: Angel Gayúbar)
????????????????????????????????????

Al pie de la peña que les da nombre, la Asociación Ramiro I ha promovido este lunes en Graus la colocación junto al arranque de la ribera izquierda del conocido como “puente de abajo” de un panel informativo sobre los yacimientos arqueológicos Forcas I y Forcas II, sendos enclaves cuya ocupación sucesiva ofrece una secuencia casi ininterrumpida desde el Magdaleniense inferior (hace 14400 años) hasta el Epipaleolítico (hace 9360 años) en el primero de ellos y desde el Mesolítico de muescas y denticulados (hace 8650 años) hasta los enterramientos del Calcolítico (hace 5340 años) pasando por el más antiguo Neolítico descubierto en Aragón (hace 6750 años).
La posición estratégica del enclave, junto a la confluencia de los ríos Ésera e Isábena, controlando el paso en un estrechamiento fluvial y dominando el acceso desde el año hacia la zona de montaña, hicieron de este sitio un lugar idóneo para el asentamiento humano. El primero de los yacimientos se encontró en un abrigo formado por una gran visera, poco profunda pero de gran longitud, situada a unos 10 metros sobre el cauce del Ésera. Descubierto por el investigador francés Jean Vaquer, las excavaciones en este enclave fueron dirigidas por Pilar Utrilla y Carlos Mazo entre 1990 y 1997. Posteriormente, el propio Carlos Mazo descubrió el sitio vecino de Forcas II, a unos 400 metros aguas arriba, a la altura del puente medieval.
Entre los objetos hallados en las sucesivas campañas de excavaciones destacan abundantes objetos de sílex; en Forcas I buriles, raspadores, hojitas de dorso y perforadores y en Forcas II microlitos geométricos. Desde un punto de vista científico es importante, así mismo, el hallazgo en el Mesolítico de este último enclave de una plaqueta de piedra con toda su superficie decorada con motivos geométricos datada hace 7000 años.
También se encontraron en los niveles neolíticos fragmentos de cerámica cardial, impresa e incisa y en los niveles calcolíticos un vaso campaniforme inciso de tipo geométrico. Estas piezas, algunas de ellas consideradas como las cerámicas más antiguas de entre las halladas en el Valle del Ebro, se conservan en la actualidad en el Museo Provincial de Huesca.
Herramientas, materiales de piedra o hueso, cerámicas, plaquetas decoradas, restos de animales del entorno y –curiosamente- conchas marinas fruto del intercambio con otras regiones son algunos de los descubrimientos que depararon estos enclaves que, junto con estudios de los suelos y de otros elementos, han permitido a los investigadores profundizar en el conocimiento del poblamiento prehistórico en el espacio prepirenaico y en el conjunto del Valle del Ebro.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.