Roda de Isábena celebra la festividad de San Valero

0
80
Cripta de la catedral de Roda en la que se guardan los restos de San Valero (Foto: Angel Gayúbar)

Preservando una celebración ya casi milenaria en esta localidad ribagorzana, Roda de Isábena conmemorará solemnemente este miércoles la festividad de San Valero, el patrón zaragozano cuyos restos reposaron durante varios siglos en la antigua sede episcopal ribagorzana y donde todavía se conservan varias reliquias del santo obispo cuya memoria es objeto de una intensa veneración en esta parte de Ribagorza.
Una veneración que se ha incrementado, si cabe, desde que en la década de los ochenta del pasado siglo un grupo de fieles zaragozanos provenientes de la parroquia de Santa Ana empezaron a compartir con los vecinos rotenses esta jornada festiva en un clima de ecumenismo y encuentro a la sombra de la figura del antiguo obispo cesaraugustano.
De la mano del ya fallecido sacerdote Antonio Flecha y del canónigo, escritor y periodista Juan Antonio Gracia, las expediciones zaragozanas surgieron al hilo de la reivindicación por una delimitación de las diócesis acorde con las fronteras políticas y la integración de las parroquias del Aragón oriental, entonces dependientes de Lérida, en obispados aragoneses.
El que era párroco rotense, José María Lemiñana, fue una de las cabezas más visibles de este movimiento y las visitas de los fieles zaragozanos adquirieron en esos momentos un simbólico valor de apoyo y refrendo de la reclamación.
Tras la inclusión de estas parroquias en el refundado obispado de Barbastro-Monzón, la peregrinación zaragozana a Roda se mantuvo ya en un orden de hermanamiento entre dos poblaciones vinculadas por la huella de San Valero.
Pero la edad no perdona y varios de los promotores de la peregrinación zaragozana que han sido fieles a su visita a Roda desde la primera convocatoria no van a poder desplazarse este año. Aún así el actual párroco rotense, Aurelio Ricou, confirma la presencia este miércoles de un grupo de viajeros llegados desde Zaragoza y la intención de la directora general de Cultura del Gobierno de Aragón, Mari Sancho Menjón, de estar presente en este acto de hermanamiento entre el arzobispado zaragozano y la que fue la primera sede episcopal en territorio aragonés en la época de la Reconquista.
El programa de la festividad arrancará a las 13 horas con la celebración de una ceremonia eucarística dedicada a san Valero en la catedral de San Vicente, a cuya conclusión se iniciará una solemne procesión por el claustro catedralicio en la que los asistentes sacarán en andas la arqueta que contiene los restos del santo, y una posterior comida de hermandad en el refectorio catedralicio que servirá para mantener los vínculos de amistad y cercanía entre los presentes. Habrá reparto de los clásicos roscones en esta jornada en el corazón de Ribagorza en la que el excelente ambiente está garantizado.
Los restos de San Valero llegaron a Roda en el siglo XI, cuando tocaba a su fin la dominación musulmana sobre la zona cercana. El obispo rotense encontró en la localidad de Estada los que reconoció como los huesos del santo y los trasladó a su catedral, donde se veneraron desde entonces hasta que, tras la reconquista de Zaragoza, parte de los venerables restos fueron trasladados a la capital aragonesa.
Todavía hoy en Roda una hornacina construida en la cripta catedralicia acoge las reliquias que se preservan aquí del santo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.