Nueva comunidad budista en Ribagorza

0
406
La aldea de Sampere será el epicentro del nuevo recinto monástico budista (Foto: Servicio especial)

Los budistas han encontrado en Ribagorza un territorio propicio para el desarrollo de su filosofía vital. El Centro Dag Sang Kagyu de Panillo, uno de los más importantes lamasterios de la Europa occidental, pronto va a tener un centro hermano en el municipio de Monesma y Cajigar –en el interfluvio entre los valles del Isábena y el Noguera Ribagorzana- donde la comunidad Palpung Samphel Choling está promoviendo la recuperación de la antigua aldea de Sampere para ubicar allí un nuevo recinto monástico en el que se prevé que puedan llegar a residir permanentemente entre cincuenta y sesenta personas.
A tal fin, desde hace ya varios años se viene trabajando en la rehabilitación de la aldea, un antiguo caserío aislado que sigue un modelo muy frecuente en el municipio, de casa tradicional con campos de cultivo y arbolado en el entorno de la misma. Como otras viviendas próximas, está formada por una edificación principal, en la que se ubica la residencia familiar, y varias edificaciones auxiliares en el entorno próximo destinadas a usos relacionados con la vivienda y con la propia actividad agro-ganadera característica de la casa, como pajares, casetas, cuadras o caballerizas. La aldea de Sampere cuenta también con una extensión de unas cien hectáreas, en buena medida cubiertas de arbolado de replantación, lo que favorece el ideal de un relativo aislamiento de la comunidad monástica.
Pero el proyecto es mucho más ambicioso y dado que el pequeño municipio en que se va a levantar el Centro únicamente cuenta con un Proyecto de Delimitación de Suelo Urbano, los promotores han presentado ante el Instituto Aragonés de Gestión Ambienta, INAGA, la propuesta de un Plan Especial independiente para la recuperación, como centro budista, de la citada aldea de Sampere que fue informado por el Consejo Provincial de Urbanismo. Esta entidad ha dado su visto bueno al proyecto con una serie de salvedades habida cuenta del alcance y escala de la propuesta, y más teniendo en cuenta la necesidad de habilitar varias infraestructuras, entre ellas la mejora de los accesos al núcleo,
Según sus responsables, el objetivo principal de la comunidad Palpung Samphel Choling es crear un centro para estudiar, practicar y desarrollar las enseñanzas del Buda, de manera desinteresada y sin ánimo de lucro. Para ello, el proyecto que están desarrollando en Monesma-Cajigar contempla la rehabilitación del actual conjunto de edificios existentes en la aldea como embrión del centro budista y la posterior construcción de un edificio específico, denominado “Lakhang” para satisfacer las necesidades religiosas, de enseñanza y lugar de culto y alojamiento de personal religioso y de acompañamiento. Así mismo, la comunidad construirá diferentes construcciones religiosas y de culto entre las que destacan las del templo “Khang Tseg Gandola” y las de varias estupas votivas, además de una serie de pequeños edificios para los retiros espirituales que culminan en muchos casos las enseñanzas recibidas.
A largo plazo, el proyecto presentado por la comunidad budista prevé la instalación de dos centros de retiro de 3 años, de varias casas de retiro individual diseminadas por el entorno, celdas para retiros cortos, casas para practicantes, albergue para no practicantes y un templo en la montaña “Kumbum” junto a otro centro religioso y de enseñanza aunque sus promotores son conscientes de que en la actualidad el programa de actuaciones previsto no se puede desarrollar en su totalidad por criterios urbanísticos y legales.
La alcaldesa de Monesma-Cajigar, Montserrat Lloret, reconoce que el proyecto está «algo retrasado» respecto a lo previsto originalmente pero apunta que siempre se suele ver a gente trabajando en la rehabilitación de la casa principal, en su mayoría fieles budistas voluntarios llegados a este rincón de Ribagorza desde los países más diversos. Como sus convecinos, Lloret se muestra «ilusionada» con este proyecto «que puede suponer para el municipio una inyección de gente y de iniciativas». En la actualidad Monesma-Cajigar no llega al centenar de habitantes, repartidos entre los dos núcleos principales que dan nombre al municipio, y varias aldeas diseminadas por lo que la futura comunidad budista va a suponer una importante ayuda para frenar la despoblación de la zona.
La alcaldesa señala que hace unos días culminaron desde el ayuntamiento la traída de aguas a la finca y que, si los trabajos se retoman ahora a buen ritmo, la comunidad puede abrir sus puertas definitivamente en unos dos o tres años. «Se les ve muy ilusionados», apunta recordando que Anne Marie, la portavoz de la comunidad que habitualmente reside durante todo el año en la zona, comenta que este proyecto guarda una cierta relación con el del lamasterio Dag Shang Kagyu de Panillo, aunque pertenece a la escuela Karma Kagyü que es distinta de la Shangpa Kagyü,del centro inaugurado en 1985 por Kalhu Rimpoché.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.