Éxito del descenso de nabatas, la marcha por los Mallos y la Feria Galliguera en defensa del Gállego

0
973

El descenso de nabatas del Gállego entre Murillo y Santa Eulalia centraba, el domingo, los actos en defensa del río que se han celebrado durante todo el fin de semana en Murillo y Biscarrués. Unas actividades que han cosechado un importante éxito tanto de participación como de público y que tenían como principal objetivo la reivindicación del respeto al medio natural, como se ponía de relieve en el manifiesto en su defensa que se leía como parte fundamental de estas jornadas del Gállego.

Ha sido un descenso rápido, con buen caudal de deshielo y mucha habilidad y pericia por parte de los 13 nabateros: 8 en la nabata de tres trampos: 3 nabateros  y una nabatera de Biscarrués, un nabatero de Santolaria, otro de Murillo, otro de Echo y la nueva nabatera y alcaldesa de Murillo de Gállego. En la nabata de dos trampos había nabateros veteranos uno de Murillo, un nabatero y una nabatera de Biscarrués, una de Huesca y un nabatero nuevo de Ayerbe.

El descenso, que en esta ocasión alcanzaba su décimo cuarta edición, ha servido para consolidar este referente turístico, reuniendo numeroso público tanto en la salida como en el puente de Murillo de Gállego como en la llegada en el puente Santa Eulalia de Gállego. Posiblemente, el puente de hierro de Santolaria de Gállego sea el de mayor concentración de personas, de tal forma que  los coches han llenado toda la carretera y las playas para verlas pasar desde diferentes perspectivas, según ha informado Lola Giménez.

Antes de la salida, los asistentes se acercaban a la historia nabatera del río Gállego documentada desde la Edad Media, y han podido conocer in situ el trabajo realizado con los berdugos, barreros, remeras, acopladeras y trampos. Este año, cada trampo pesaba más de una tonelada, lo que exigía mucho cuidado en su manejo para mantener el equilibrio y no poner en riesgo la seguridad de los nabateros y nabateras. Como es tradición, se ha hecho una pequeña parada para reponer fuerzas en la zona de «A barca» de Santolaria, donde también numeroso público acompaña en cada edición al almuerzo nabatero.

La espera en el puente de Hierro y la salida ha estado amenizada musicalmente por el grupo Bucardo Folk. Posteriormente, ha tenido lugar una comida en la que han participado unas 150 personas. Hay que destacar que han ayudado en las tareas de montaje vecinos del río Aragón, de Artieda, que planean realizar un descenso de nabatas, como se realizaba en el pasado en su tramo fluvial, ha explicado la organización.

Por otra parte, la octava marcha de La Galliguera por el Reino de los Mallos reunía el sábado a más de 300 caminantes. Posteriormente tenía lugar la feria, que también ha despertado una gran expectación, y en la que se podían degustar y adquirir productos típicos de la tierra, como  vino, aceite, miel, cervezas, sidra, embutidos y artesanía, que constituyen una parte importante de una agricultura perfectamente arraigada en la cultura y la economía de la zona.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.