Graus se despierta asustado por tres incendios provocados

0
666

 

Las afecciones causadas por tres incendios, presuntamente, provocados en la noche del miércoles al jueves han sido en las últimas horas el tema de conversación principal en Graus y causa de no poca alarma para sus vecinos.

Y es que la actuación de uno o varios desaprensivos estuvo a punto de ocasionar una auténtica tragedia en la localidad. Pasadas las dos de la madrugada, tres incendios y algunos otros conatos declarados en el lapso de unos pocos minutos en distintos contenedores y elementos de mobiliario urbano amenazaron con extenderse a las viviendas contiguas y tan sólo la rápida actuación de los residentes amenazados y de los bomberos locales impidió que el fuego se generalizara.

La Guardia Civil y la Policía Judicial están investigando la autoría de estos incendios que se produjeron en el entorno de varios establecimientos hoteleros y comerciales de la localidad y que causaron considerables daños en el mobiliario y en las infraestructuras de comunicación de la localidad ya que las llamas también afectaron al tendido telefónico dejando sin servicio de telefonía fija e Internet a más de 400 abonados. Las reparaciones de urgencia realizadas durante toda la jornada del jueves permitían a última hora de la tarde devolver el servicio a buena parte de estos abonados pero la caída de la noche y la ausencia de luz impidió culminar la reposición de todas las líneas y cerca de un centenar de usuarios deberán esperar a la mañana de hoy para recuperar el normal funcionamiento de sus teléfonos fijos y el acceso a Internet.

En el parque grausino del Servicio de Extinción de Incendios recibieron la llamada del 112 a las 2 y 20. David González, de guardia en esos momentos, comenta que les alertaron de que se había declarado lo que les definieron como un fuego eléctrico en la zona del Bar López y que salieron hacia allí «inmediatamente» consiguiendo dominar el incendio con extintores de CO2 «gracias a la colaboración de un voluntario que reside en las inmediaciones». «Estando allí –abunda-, nos entró una nueva llamada alertando sobre unos contenedores incendiados en los entornos del Hotel Lleida y del Bar El Marítimo». Ya por la mañana, se comprobó la existencia de rastros de pequeños conatos de incendio en algunos carteles situados en varias fachadas y puertas de la calle de Benasque producidos posiblemente minutos antes de que estallaran los otros tres fuegos.

Ante estos datos, todo parece indicar que los incendios han sido intencionados y una de las líneas de investigación intenta determinar si existió una posible utilización de acelerantes, al menos, en la zona del Bar López. También se están comprobando las grabaciones de las cámaras de seguridad de varios establecimientos cercanos a los focos de las llamas para determinar su autoría.

Preocupado por los sucesos vividos, el alcalde grausino, José Antonio Lagüens, entiende que las investigaciones «están en marcha con bases sólidas» y señala que, además de los incendios, debió ser una noche movida ya que fueron varios los residentes que denunciaron ruidos y llamadas extemporáneas en timbres y portales de la zona. «Esperemos que haya sido una gamberrada que se les ha ido de las manos y que el o los autores sean pronto identificados porque esta situación que estamos viviendo no es nada agradable», sostiene el edil.

Fina Buisán reconoce que todavía tiene el miedo en el cuerpo. «Nos avisaron los vecinos gritando que había fuego e inmediatamente salió mi marido para intentar apagarlo con los extintores que tenemos en casa pero no pudo, aunque afortunadamente enseguida llegaron los bomberos y consiguieron controlar las llamas», explica. Fina regenta con su esposo Vicente Olivera el popular Bar López, el establecimiento más afectado por la oleada de incendios. La rápida actuación de uno y otros impidió que las llamas pudieran entrar en el establecimiento hotelero y en la vivienda adyacente pero no que afectaran gravemente a la terraza y la marquesina del bar y al cableado eléctrico y telefónico que se apoya en la fachada de su casa.

La afección al tendido telefónico provocó que muchos de los establecimientos comerciales, bancos y dependencias oficiales de la localidad vieran ayer alterado el funcionamiento de sus servicios abiertos públicos y de su funcionamiento interno. Entre ellos, el despacho de lotería que regenta Jacinta Trell ejemplifica a la perfección los daños ocasionados por la avería. La lotera reconoce que ayer por la mañana fueron más de cuarenta las personas que se acercaron a comprar uno o varios décimos de lotería de cara a un Sorteo de Navidad que utilizó este año a Graus como elemento de promoción en unos comentados anuncios veraniegos. «Muchos de ellos eran de fuera y ya no van a volver», apunta resignada. También fueron numerosos los jugadores que se acercaron a sellar sus boletos de las quinielas o de la lotería primitiva pero que, al no funcionar la conexión por Internet, se vieron imposibilitados de hacerlo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.