Torres del Obispo sufre el primer gran incendio del verano de 2021 en Aragón

0
92

El primer gran incendio del verano aragonés tuvo como escenario las localidades ribagorzanas de Torres del Obispo, Pueyo de Marguillén y La Puebla del Món, tres núcleos pertenecientes al municipio de Graus donde las llamas arrasaron unas 250 hectáreas de tierras, fundamentalmente, de labor y de bajo monte.
Más allá de las pérdidas materiales, no especialmente graves al extenderse el fuego por campos que acababan de ser cosechados, el fuego que se extendió rápidamente en la tarde del pasado viernes, llegó a amenazar el caserío de La Puebla del Món pero pudo ser dominado a tiempo gracias a un amplio dispositivo desplegado en el que intervinieron numerosos medios aéreos y terrestres y se llegó a declarar el nivel 2 de alerta para movilizar a la UME. Cuatro vecinos tuvieron que ser desalojados por prevención de esta última localidad, pero pudieron volver sin problemas a sus residencias en la mañana del sábado.
Lo que en un principio parecía un fuego de escasa importancia por unos rastrojos fácilmente controlables, se fue complicando por las adversas condiciones debido al viento de componente sur, a la extrema sequedad ambiental y a las altas temperaturas reinantes en la jornada del viernes.
Las llamas prendieron al mediodía en un campo cercano a Torres del Obispo, en la zona que conduce al despoblado de Castarlenas. Concretamente, comenzó a arder una zona de rastrojos de la reciente cosecha, sobre la que había descargado un par de noches antes una intensa tormenta eléctrica seca. Varios vecinos dieron la voz de alerta y rápidamente se montó un amplio operativo para intentar frenar el avance del fuego. Por momentos parecía que iba a ser una tarea relativamente fácil, pero nada más lejos de la realidad ya que se fue extendiendo y, por momentos, amenazó con afectar a una densa zona forestal contigua.
Con el avance de las llamas llegó el operativo desplegado por el Gobierno de Aragón, con cinco cuadrillas helitransportadas (dos de ellas de la BRIF de Daroca), cuatro helicópteros, medios aéreos del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (tres aeronaves), cuatro cuadrillas terrestres, agentes de protección de la naturaleza, tres autobombas y los bomberos de la Diputación Provincial de Huesca de los parques de Benabarre-Graus y Barbastro-Monzón, así como un vehículo del puesto de mando avanzado.
El alcalde pedáneo de Torres del Obispo, Alfredo Burrel, recordaba sobre las 20 horas que el incendio estaba ya casi controlado después de que las llamas se hubieran extendido en una lengua larga de unos cuatro o cinco kilómetros pero estrecha ya que pudo acotarse por tierras de labor que frenaron su propagación.
Burrel valoraba “muy positivamente” el amplio despliegue de medios terrestres y aéreos «porque durante muchos momentos han estado sobrevolando la zona tres hidroaviones de distintos tamaños y cuatro helicópteros con volquetes que han sido determinantes para frenar el avance de las llamas».
También destacaba la importancia de la colaboración de los vecinos ya que muchos de ellos pusieron a disposición del operativo, además de su trabajo personal, sus medios mecánicos y bombas de riego que contribuyeron en buena medida a detener las llamas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.