Tragsa realizará simulaciones sobre el terreno para determinar la técnica óptima para la retirada de los lodos acumulados en la desembocadura del Segre en Mequinenza

0
368

Responsables del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico (MITECO), de Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE) de la empresa Tragsa y de la consultora SPESA se reunían con Antonio Sanjuán, alcalde de Mequinenza, para informar de las próximas actuaciones previas que se van a llevar a cabo en la desembocadura del Segre para planificar posteriormente una de gran escala que permita trasladar los lodos acumulados en el cauce del río debido al desembalse de Barasona y que desde mitad de los años 90 causan importantes perjuicios a la localidad. Desde el consistorio se valora positivamente el avance aunque Sanjuán, tras la reunión, anunciaba que el Ayuntamiento de Mequinenza mantendrá las vías de reclamación abiertas hasta la fecha.

Festival Castillo de Aínsa 2024 700×200

En el encuentro tomaron parte Francisco Javier Sánchez, subdirector general de protección de las aguas y gestión de riesgos del MITECO, y, por parte de la CHE, Lorenzo Polanco, jefe del área de gestión medioambiental y dirección de obras, Carlos Arrazola, comisario de aguas, y Miguel Ángel García, jefe de la oficina de planificación hidrológica, entre otros. En el transcurso de la reunión anunciaron que, en breve, comenzarán los test sobre el terreno y a pequeña escala de diferentes técnicas para “mover los lodos” aguas abajo con el objetivo de que acaben en el Delta del Ebro. Las pruebas las llevará a cabo la empresa Tragsa entre 2023 y 2024 y servirán para determinar la técnica óptima, más a largo plazo, que se utilizará para acometer ese transporte de sedimentos y recuperar el cauce, actuación que desde hace tres décadas reclama Mequinenza.

Los test, que deberán ratificar entre otras cuestiones el correcto transporte de sedimentos aprovechando el caudal y la corriente del río, se llevarán a cabo en dos zonas: la del Espigón y frente a las Piscinas Municipales. Está previsto que se movilicen cerca de 19.000 metros cúbicos de lodos de los cerca de medio millón que se estima se encuentran depositados en una superficie de 70 hectáreas y que causan problemas en la navegabilidad, en las captaciones de agua de uso agrícola e industrial y en la práctica deportiva de modalidades como la pesca, el remo, el piragüismo o el triatlón. Una situación que repercute directamente en la economía local en sectores como la hostelería, los servicios, la agricultura o la industria y que la consultora Smartpoint ha cifrado en cerca de 400 millones de euros en los últimos diez años y  la pérdida de 1.100 empleos en los mencionados sectores.

Recuerdan que el proyecto de recuperación del lecho y mejora del estado ecológico del río Segre en la confluencia con el Ebro en el término municipal de Mequinenza, se invirtieron 4 millones de euros sólo en estudios previos frente a los 1,2 millones que se destinarán para cuatro zonas en las desembocaduras del Segre, Matarraña y Ciurana en el Ebro y en el Azud de Xerta en esta actuación prevista. Un proyecto, el de 2010, que tenía un presupuesto de ejecución de 13 millones de euros y que contemplaba algunas de las soluciones que ahora se ponen en estudio y que no se ejecutó, a pesar de tener todas las autorizaciones ambientales, por falta de dotación presupuestaria. 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.