Javier Lambán. «Me quedo con la solidez del pueblo aragonés, su solidaridad.»

0
313

Es San Jorge, patrón de Aragón. Dos días antes conseguimos abrir un hueco en la apretada agenda del Presidente de Aragón, para los lectores de Vivir. En el móvil, van saltando mensajes que mira de reojo. Son contadas las personas que tienen acceso al presidente. La situación de tensión con la pandemia, obliga a que la información y la toma de decisiones sea rápida, casi instantánea. Fuera, tras las ventanas del Pignatelli, la sede del Gobierno, los aragoneses viven una situación de búsqueda de noticias creíbles. Sobre el cielo de Zaragoza, amenaza lluvia. En la cara del presidente se adivina cierto rasgo de esperanza ante el descenso de las cifras.

Una vez que el momento más crítico de la pandemia. ¿En qué situación queda el sistema sanitario aragonés? ¿Que han supuesto estas semanas?

El sistema sanitario aragonés ha demostrado que tiene una gran solidez.  En los últimos cuatro años la inversión en sanidad ha aumentado en más de 400 millones de euros. Por otra parte, nuestro sistema público de sanidad era de los más valorados por los ciudadanos de España.

Hemos vivido un terremoto en la sanidad y ciertamente lo hemos pasado muy mal, pero el sistema ha respondido y nunca agradeceremos lo suficiente el enorme trabajo del personal sanitario que ha estado con creces a la altura de la enorme exigencia. Creo que de esta pandemia debemos tomar nota para estar preparados ante cualquier contingencia de futuro. Estas semanas las he vivido con mucha preocupación, con el quebranto de ver lo que nos venía encima, con las dificultades por el problema de abastecimiento sanitario, con los problemas diarios, con la gravedad de las consecuencias sanitarias de la pandemia y después las económicas y sociales. Han sido momentos muy duros y difíciles, pero prefiero tener en mi mente la respuesta solidaria del pueblo aragonés, la altura de toda la sociedad, la respuesta de todos los que están trabajando, desde los sanitarios, médicos, servicios sociales, cadena alimentaria, agricultores, cajeras, industria, maestros, fuerzas de seguridad.

Como presidente de Aragón ¿Cuál ha sido el momento más duro de esta pandemia? y ¿Cómo Javier Lambán?

Sin duda alguna he vivido momentos muy duros en dos situaciones. La primera cuando veíamos que teníamos un problema serio de abastecimiento en todos nuestros centros vinculados a la salud y después a las residencias. Esta situación fue muy dura porque a pesar de que estábamos haciendo muchos esfuerzos no podíamos atender las demandas del sector.  La excusa de que Francia, Alemania o Estados Unidos no tenían abastecimiento no sirve, la desazón era tremenda hasta el punto de que me llevó a hacer declaraciones como las de los jueces.

Otro momento delicado es cuando veíamos la evolución de la pandemia y solo pensábamos en las camas UCI con respirador que teníamos. Eso me ha quitado el sueño también porque estábamos viendo que algunos lugares, en algunas comunidades, tenían graves dificultades y aquí no quería que nos pasara.

Por fortuna, en Aragón, hemos mejorado ya en el abastecimiento y hemos atendido a todo el personal sin ninguna discriminación y siempre hemos mantenido un colchón de cien camas con respirador, al margen de que ya teníamos operativos los hospitales de campaña.

Personalmente me quedo con la solidez del pueblo aragonés, su solidaridad. Todos hemos intentado estar a la altura de las circunstancias.

En Aragón la situación no ha sido igual de complicada que en otras comunidades ¿a que se debe?

Todos hemos pasado muchas dificultades. Indudablemente la sanidad pública aragonesa es una de las mejores. En los últimos cuatro años se han aumentado las inversiones en más de 400 millones de euros y los distintos gobiernos han tratado de mantener un apoyo real. Por tanto, estábamos mejor preparados que otros ante un tsunami, no obstante todos lo hemos pasado muy mal, a pesar de excelente respuesta nuestros profesionales sanitarios. Estamos muy orgullosos de su trabajo y de la respuesta global que hemos dado.

Llega el momento de hablar del día después. ¿Cómo sociedad, a que nos enfrentamos?

Estamos en un momento muy complejo. Ahora estamos trabajando en la vuelta a la normalidad y estamos hablando con los partidos políticos, agentes sociales y ayuntamientos sobre cómo acometer la recuperación social y económica. Todo nuestro presupuesto se va a reconvertir para servir a esos objetivos. La situación es difícil porque no hay antecedentes y  por tanto debemos ser muy prudentes en la salida.

¿Qué papel va a jugar el gobierno en ese período y cuáles son las principales medidas?

Las medidas las vamos a ir consensuando con todos los sectores. El Gobierno tiene que canalizar la suma de iniciativas y tratar de que los sectores que más dificultades están pasando tengan un apoyo.  Es fundamental que haya coordinación con todas las administraciones afectadas.

¿Qué les pediría a los aragoneses?

A los aragoneses les tengo que dar las gracias por su comportamiento ejemplar en toda la pandemia. Ahora estamos en una fase en la que todos debemos aportar para que la salida de esta situación,la vuelta a la normalidad,  se haga de forma compartida y de la mejor manera posible.

¿Cree que hemos aprendido como sociedad? ¿Cuáles serían sus agradecimiento como presidente del gobierno de Aragón?

De una situación tan compleja y difícil se deben sacar las conclusiones oportunas. La sociedad y la vida va a ser diferente tras la pandemia. Va a haber un antes y un después. Creo que todos debemos tomar nota de que somos más vulnerables de lo que creíamos y a partir de ahora debemos prepararnos y modificar muchas cosas.  Los agradecimientos son muy extensos desde el sector sanitario, servicios sociales, maestros, supermercados, cadena alimentaria, agricultores, fuerzas de seguridad…

El gobierno central, bajo si criterio, ¿Ha gestionado bien la crísis?

Nos hemos enfrentado a un fenómeno desconocido. Las administraciones hemos tenido que ir tomando decisiones adaptándonos a una situación cambiante en la que era difícil prever muchos elementos. Es muy difícil gestionar una crisis de estas características y existen tantos flecos que es prácticamente imposible no cometer errores.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.