El Festival Castillo de Aínsa cierra su trigésimo segunda edición con la presentación de La Morisma 2022

0
306

La XXXII edición del Festival Castillo de Aínsa concluía su extensa agenda de ocio y entretenimiento este sábado por la noche con la presentación oficial de La Morisma 2022. La recreación histórica, que narra la conquista de Aínsa por los cristianos en el siglo VIII tras la aparición de una cruz de fuego sobre una carrasca, se representó por última vez en el año 2018. Su siguiente puesta de largo habría sido en el año 2020, aplazándose finalmente a 2022 debido a la crisis sanitaria.

Vacunación gobierno de aragón

La espera no ha hecho sino avivar las ganas de recuperar la tradición, con cuidadosos preparativos como los estandartes hechos a mano por personas voluntarias que ya visten el cruce de carreteras de la localidad. Al mismo tiempo, y con la idea de anunciar por todo lo alto que la obra se celebrará el próximo 3 de septiembre en la Plaza Mayor y que la venta de entradas comenzará el 15 de agosto, la Asociación Cultural La Morisma organizaba para este sábado por la noche un preámbulo pirotécnico a cargo de los zaragozanos Os Diaples d’a Uerba, un grupo de diablos, brujas y músicos en directo que lograba abarrotar la Villa Medieval con llamativos juegos de fuego, danzas y sonidos ancestrales.

Finalmente un juglar, en su intento de explicar el importante valor que para Aínsa, y también para Aragón, tiene la representación de La Morisma, se veía interrumpido por una potente voz que provenía del interior del ayuntamiento. Era el dragón Pentafuria, el nuevo personaje que a partir de ahora formará parte del reparto, cuyo nombre ha sido elegido por el alumnado del colegio Asunción Pañart y construido por la reconocida empresa de Loporzano Tecmolde.

El comienzo de la promoción de La Morisma cierra oficialmente el cartel del Festival Castillo de Aínsa, que comenzaba con el coloquio sobre simientes del país en el Centro Cultural y el concierto de Ensemble XXI en Santa María de Buil la tarde del dos de julio. En total han sido veinte días de programación, con veinticuatro artistas o compañías contratadas, así como otras actividades vinculadas al territorio y la proyección de dos películas, gracias a la estrecha colaboración entre el evento ainsetano y Espiello, Festival Internacional de Documental Etnográfico de Sobrarbe.

En esta trigésimo segunda edición el público ha podido disfrutar de artistas de renombre internacional como Eric Gales, guitarrista estadounidense que ofrecía en Aínsa uno de sus cuatro conciertos en España para este verano. También de artistas de ámbito nacional como Morgan, María Arnal i Marcel Bagés o Los Mambo Jambo, y aragoneses de altísima calidad como Almalé, Ana Diáfana e Iñaki Zuazu y Olga y Los Ministriles.

Novedades que llegan para quedarse en un año de transición

El teatro y los homenajes a vecinos y vecinas del territorio han vuelto a ser una máxima. Dos representaciones en la Casa de los Títeres de Abizanda, que se estrenaba como sede del Festival, y otras cuatro obras repartidas entre el foso y el Patio del Museo, diversificaban igualmente la oferta cultural de este año, completada además con la exposición de campanas del mundo en la Sala Caballerizas del Castillo.

Como novedad, en esta edición buena parte de los espectáculos han sido de pago, poniendo a disposición la anticipada a precios reducidos hasta el 30 de junio y abonos muy ventajosos para quienes quisieran disfrutar de todo un mes de propuestas. En palabras del alcalde, Enrique Pueyo, «para un festival como el nuestro, que sale adelante por la apuesta del ayuntamiento de traer la cultura también a los espacios rurales y a los pueblos pequeños, se hace necesaria la colaboración de muchas personas. También del público. Si bien es cierto que la Diputación Provincial de Huesca y el Ministerio de Cultura siempre nos apoyan, cubrir la inversión que un proyecto de gran envergadura como éste requiere necesita indudablemente del compromiso por parte del público».

Este año, se calcula que alrededor de 4.000 personas han pasado por el Festival, contando para su puesta a punto con empresas y profesionales locales, una decena de voluntarios, Protección Civil de Sobrarbe, la brigada municipal, Los Titiriteros de Binéfar, Cervezas Ámbar y la promotora zaragozana Sweet Caroline Producciones. En su promoción han contribuido de igual manera Huesca La Magia, la Ruta del Vino Somontano, Escapada Rural, EsMontañas, La Asociación de los Pueblos Más Bonitos de España, Turismo Verde Huesca y Zona Zero Pirineos.

La mayor parte de los actos se han desarrollado en el foso del Castillo, espacio principal por el que la organización se decantó desde el primer momento. Eran muchos los objetivos que se perseguían en ese sentido: reducir aforos, evitar problemas de acceso al recinto de la Villa Medieval, acercar los artistas al público, reducir costes de producción y darle un impulso a la calidad acústica de los conciertos. «Muchos de los artistas que allí han actuado han salido encantados de poder brindar sus espectáculos en un lugar de gran belleza, rodeados de una fortaleza que fue construida en el siglo XI y que forma parte de un conjunto medieval histórico reconocido como Bien de Interés Cultural», recalca el alcalde.

Por su parte el director del Festival, Joaquín Pardinilla, que a comienzos de 2022 asumía la responsabilidad de darle un impulso musical al Festival tras dos años de pandemia, considera que «se han definido los principios para seguir trabajando en una programación de calidad basada en las músicas de raíz, el teatro familiar y la reflexión sobre el territorio. Nuestro reto ahora es hacer del Festival una cita a tener en cuenta en el mes de julio por su valor cultural, complementado por la naturaleza y el patrimonio que Aínsa y toda la Comarca de Sobrarbe ofrecen».

Así pues, la organización encara ahora el diseño de la programación de 2023 sin perder de vista la esencia que le da sentido: el kilómetro cero en la producción y en la promoción, las bandas locales, los artistas nacionales e internacionales de renombre que se encuentran fuera del circuito más puramente comercial y el convencimiento de que»Festival» también es sinónimo de oportunidad para descubrir y conocer, liberarse de prejuicios y dejarse sorprender en entornos pequeños de gran encanto como el pueblo de Aínsa. 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.