El SoNna Huesca trashuma ahora desde La Ribagorza al Somontano

0
258

El SoNna Huesca dará sus últimos coletazos en el Pirineo oscense el próximo fin de semana y hará su propia trashumancia musical desde la montaña ribagorzana al Somontano de Barbastro. La cita regresa el jueves con el recital del dúo Dani Escolano y Pato Badián en el mirador del Isábena, a caballo entre los municipios de Bonansa y Laspaúles. 

balnearios vilas del turbon entre noticias

El sendero Mirador del Isábena, equipado con paneles de interpretación, bancos y mesas adaptadas, discurre por el llamado bosque de Pegá en un recorrido de apenas 450 metros y desnivel inapreciable que culmina en un mirador sobre el curso alto del río Isábena, en el espacio protegido de la Garganta de Obarra, zona de especial protección para las aves.

El dúo del violonchelista Dani Escolano y la cantante y actriz argentina Pato Badián presentará en aquella majestuosa atalaya Maletas Vacías, un espectáculo de canciones en clave de tango, de jazz y de poesía que mezcla historias contadas a través de la música y la palabra. Son maletas que viajan sin tiempo y sin destino, en un peregrinar inspirado en las historias de nuestras mujeres: mujeres que huyen hacia lugares desconocidos o atrapadas por un destino obligado.

Música “ecológica”

Al día siguiente, el SoNna Huesca dejará el valle del Isábena para adentrarse en el curso alto del río Ésera, más arriba de la localidad de Benasque y muy cerca de la entrada al Parque Natural Posets Maladeta. En la zona libre de acampada del Pla de Senarta, el SoNna desembarcará con una de sus actuaciones más singulares, la de la ORT-Orquestina Reusónica Trío, que han hecho del reciclaje el eje de su filosofía musical. 

Tocan, pellizcan y soplan cualquier objeto. Desde ruedas de bicicleta en cafeteras, a las patas de una silla o una manguera de agua. Los “reusónicos” son tres músicos con larga experiencia que derrochan creatividad musical. El de Senarta será un encuentro único y diferente que pretende sensibilizar a la audiencia. ¿Su teoría? Que la música llegó antes que los instrumentos y que, cuando no había instrumentos, cualquier cosa servía para hacer música. Se podría hablar de música ecológica, pero el término no se lo terminan de creer.

Travis Birds en las Salinas de Naval

Y tras el periplo pirenaico, el SoNna Huesca se traslada hacia al sur, aunque no muy lejos. El sábado, el complejo de las Salinas de Naval se vestirá de gala para recibir a una amiga del festival, la cantante madrileña Travis Birds, que ya participó el pasado 24 de julio en el Homenaje a Pau Donés que Jarabe de Palo y un ramillete de artistas brindaron al público y a Montanuy en una noche histórica.

Las Salinas de Naval, con orígenes en la Edad del Bronce, siempre han estado allí y su población y su ayuntamiento han logrado conservar, tanto la infraestructura básica (eras, canales, manaderos…) de las salinas de La Rolda y de La Iruela, como los ecosistemas en los que se ubican. Esto otorga a los salinares de Naval un alto valor cultural y medioambiental, y posibilita tanto la recuperación de la antigua actividad salinera como nuevos usos turísticos que respetan la singularidad de las instalaciones y su entorno. Hoy El Salinar de Naval es una instalación bucólica, con cinco piscinas y un merendero.

Travis Birds, conocida en todo el país a raíz de dos fogonazos de fama que ocultan en parte su valía musical, presentará temas de su nuevo trabajo, La Costa de los Mosquitos, y repasará su primer álbum Año X, aunque quizá se ve obligada a introducir esos dos temas que la hicieron famosa.  En 2017, su canción Coyotes se convirtió en la melodía de la exitosa serie española El Embarcadero. A raíz de este éxito, en el año 2019 fue invitada a participar en el disco Tributo a Sabina. Ni tan joven, ni tan viejo. Travis Birds interpretó “19 días y 500 noches después”, un tema escrito por Benjamín Prado que le da una vuelta femenina a la canción “19 días y 500 noches” del disco homónimo de Joaquín Sabina.

Ana Carla Maza en el espacio Arte y Naturaleza de Abiego

Y si el fin de semana comenzará el jueves con el violonchelo de Dani Escolano, también lo cerrará con este instrumento como protagonista, esta vez en las manos de la cantante e instrumentista cubana Ana Carla Maza, hija del gran pianista y compositor chileno Carlos Maza.

Ana Carla, que recibió clases de piano de Miriam Valdés, la hija de Bebo Valdés, en La Habana, inició su carrera de la mano de su padre cuando apenas tenía 13 años. Juntos hicieron cinco discos y varias giras por Europa. Después, ha realizado tres grabaciones en solitario: Solo Acoustic Concert (2016), el EP Alma (2018) y La Flor (2020), su último trabajo, que desgranará en esta segunda edición del SoNna Huesca en el espacio Arte y Naturaleza, de Abiego.

Abiego es una de las puertas de entrada al Parque Natural de la Sierra y los Cañones de Guara y es famosa por su repostería. A pesar de su tamaño, la localidad atesora un patrimonio arquitectónico notable. Además, a unos ocho kilómetros de Abiego, en dirección sur, se levanta una de las obras más significativas del proyecto Arte y Naturaleza de la DPH, el Monumento al Siglo XX (1995), obra del alemán Ulrich Ruckriem, ubicada en un campo agrícola lindante con la carretera. Allí, donde un conjunto de veinte estelas o monolitos de piedra de granito rosa  se integran en el paisaje, Ana Carla Mazza ofrecerá su recital del SoNna Huesca.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.