Fiesta de San Antón en Graus.

0
577

 

El pasado sábado día 16, un cielo limpio y nítido acompañó en Graus la celebración del día grande de la festividad de San Antón, la que ha sido considerada tradicionalmente como la fiesta de invierno de esta localidad ribagorzana. La misa de hermanos cofrades en la iglesia parroquial inició un programa organizado por la activa cofradía del santo con unas propuestas que tienen siempre un gran predicamento en la villa grausina.

Así, tras la misa llegó la bendición de animales que caracteriza históricamente esta jornada y en la que numerosos grausinos trajeron sus mascotas como muestra de devoción al santo patrón de los animales. A su conclusión se inició uno de esos actos del acervo patrimonial local que Graus sabe preservar como pocas localidades en Aragón: la “Llega” o, lo que es lo mismo, el recorrido de los cofrades por las calles grausinas para solicitar de los vecinos su apoyo económico o en especie con el que sufragar las actividades asistenciales que lleva a cabo esta cofradía –especialmente querida- durante todo el año. Los habitantes de la villa no son inmunes a esta petición y colaboran generosamente con los peticionarios tanto con dinero en efectivo como con donaciones de alimentos y todo tipo de artículos. Como premio por esa contribución, los donantes reciben el clásico “cordoné” amarillo y rojo que muchos grausinos portan durante todo el año con orgullo anudado a su muñeca y que se ha convertido en un símbolo identificador de los hijos de la localidad.

La de la “llega” es una entrañable costumbre que se repite en diversas localidades ribagorzanas y que en Graus se mantiene plenamente vigente a pesar del paso del tiempo y de las nuevas corrientes económicas y sociales que han arrinconado en otros sitios costumbres similares. Renovando su presencia anual, el pasado día 16 volvió a recorrer todos los rincones de la villa.

Como es habitual en esta conmemoración de san Antón –que desde hace un tiempo la cofradía decidió trasladar a la jornada del sábado más cercana a la festividad religiosa-, las ofrendas en especie recogidas por la mañana y otros lotes preparados por los cofrades fueron posteriormente subastados en los locales del Centro Deportivo en una velada plena de pujas animadas por el calor de un rito festivo especialmente querido en este rincón de Ribagorza. Decenas de personas participaron en esta subasta, una de las más animadas que se recuerdan en los últimos años.

La cofradía de san Antón goza de un considerable prestigio en Graus. De origen presumiblemente medieval, se dedicó durante mucho tiempo a atender a las personas necesitadas y a financiar el sepelio de quien no podía sufragárselo. En la actualidad, contribuye con sus ingresos a ayudar a las necesidades de la parroquia y trabaja estrechamente con Cáritas en el apoyo a quienes carecen de recursos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.