Los grausinos se vuelcan con sus fiestas patronales

0
592
Las fiestas viven este miércoles su segundo “día grande” en la jornada dedicada al Santo Cristo y en la que, además de la muy concurrida procesión en su honor, las evoluciones de los danzantes y la comparsa de caballez, gigantes y cabezudos ha tenido un especial protagonismo. El público ha disfrutado especialmente con la actuación de los cabezudos que han satirizado de una manera brillante el rodaje hace unas semanas en esta localidad de la película “Villaviciosa de al lado” en un montaje gamberro y transgresor que ha despertado la hilaridad del numeroso público presente en la Plaza Mayor grausina.
No es que las evoluciones de los mozos y mozas danzantes haya quedado eclipsado –todo lo contrario, porque el fervor del numeroso público se ha traducido en un unánime aplauso- pero el punto gamberro de los cabezudos ha sabido ganarse la atención de los asistentes. La voladura de varias sandias como punto y final de su actuación –un clásico en la puesta en escena de los cabezudos- ha supuesto la rúbrica de un montaje paralelo a la ceremonia oficial del dance que lo complementa para hacer de estas fiestas grausinas una de las propuestas festivas más singulares de cuantas se celebran en España.
La Plaza Mayor congregaba de nuevo a centenares de espectadores para arropar a danzantes, cabezudos, caballez y gigantes en una ceremonia de hermandad entre el público presente y los actores físicos de los actos programados que singularizan unos festejos especialmente intensos.
El programa festivo se había iniciado bastante antes con la diana floreada despertando a los ciudadanos y había tenido en la procesión del Santo Cristo y la misa posterior otro de los momentos de especial relevancia.
Multitud de personas acompañaron la procesión, abarrotaron luego la iglesia parroquial y se sumaron a la conclusión de la ceremonia religiosa a las otras muchas que esperaban en la Plaza Mayor la actuación de los danzantes y el espectáculo de los cabezudos.
Otro de los momentos álgidos de la jornada ha sido el de la celebración vespertina de la “Pllega” –la recogida- que ha discurrido por las calles grausinas con los cofrades del Santo Cristo solicitando una colaboración para el mantenimiento de las actividades de la cofradía y ofreciendo a cambio el popular “cordoné” trenzado -que, portado en la muñeca como un símbolo de identidad colectiva, distingue a los hijos de Graus- mientras los danzantes interpretan el baile de los palitroques a los sones de la gaita.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.