Medalla de plata para Sed Crianza 2014 de la Bodega DCueva – DMonegros

0
639

Por Marga Bretos

Hace unos días se publicaban los premios de la cuarta edición del Concurso Garnachas del Mundo, que tuvo lugar por primera vez en España, concretamente en el Monasterio de Santa María de Veruela, habiéndose celebrado las anteriores ediciones en Perpiñan (Francia). En este certamen, en el que participaban 576 vinos de denominaciones y países de todo el mundo, el jurado estaba compuesto por 80 expertos mundiales que evaluaron los vinos presentados a concurso y que determinaron los que se han hecho acreedores a las tres categorías de medallas establecidas: oro, plata y bronce.  Esta competición es un importante encuentro internacional que revela la riqueza y la diversidad de los caldos procedentes de esta variedad de distintos países como España, Francia, Italia, Grecia, Israel, Argelia, Marruecos, Argentina, Sudáfrica, Australia y California.

Entre los casi 600 vinos presentados, Sed Crianza de Bodega DCueva-DMonegros, fue merecedor de la Medalla de Plata, “se trata de un vino que se bebe sólo, que seguro no sólo calma tu Sed…”, manifiesta Fernando Mir, propietario de la bodega y creador de este caldo que además de obtener la Medalla de Plata “Garnachas del Mundo 2016”, alcanzó en 2015, otra medalla de plata en el mismo certamen y la distinción de “Bacchus de Plata 2013”, siendo el tercer mejor vino de España en “Nariz de Oro 2014”.

“Estoy muy orgullosos de haber recibido otra vez la medalla de plata porque este premio conlleva la consolidación de los vinos monegrinos tanto en Aragón como internacionalmente”,  señala el joven bodeguero que elabora un auténtico trabajo artesanal, “Realizamos la vendimia totalmente manual, en cajas de 10 kilos con selección de uva tanto en campo como en bodega, despalillado y estrujado sobre los depósitos para no dañar la uva con bombas, además de realizar la fermentación en depósitos de acero inoxidable con posterior paso por barrica”, aunque está estudiando la posibilidad de trabajar también con vasijas de barro para su elaboración.

Esta bodega familiar, tiene 4,20 hectáreas de viñedos en la Sierra de Lanaja y en su semisótano mantiene una temperatura constante de 20º en verano y 15º en invierno, “se construyó con materiales totalmente aislantes, así, gran parte del trabajo en bodega se realiza por gravedad para que el vino sufra lo menos posible, pudiendo garantizar su pureza y armonía”, explica Mir, prescribiendo a su caldo campeón: Sed Crianza, “hay que destacar que no ha sido filtrado ni tratado por frío, por lo que puede ser sensible a producir sedimentos naturales, garantizando así su pureza, aroma y armonía. Ha sido envejecido durante nueve meses en barrica de roble americano de 300 litros”. Su color, con ribete malvoso, denota una gran juventud y su aroma a arándanos, moras y picotas hace que en boca muestre un gran volumen y frescura con un tanino sedoso muy agradable que acaricia el paladar.

Bodega DCueva-DMonegros también comercializa Duna, el mejor vino blanco de los Monegros, “un vino monegrino de gran personalidad, que no deja indiferente”, afirma Mir. La bodega, abierta desde hace cuatro años, cuenta entre sus variedades de uvas cultivadas con Uva Tinta (65%), Garnacha Tinta (20%), de Cariñena (Mazuela), ambas variedades autóctonas de la zona, 15% Syrah, variedad francesa y Uva Blanca (80%) Garnacha Blanca (20%) Alcañón, ésta última prácticamente desparecida, testimonial, autóctona igualmente de este territorio.

Además, de ofrecer una variedad de actividades enoturísticas, como visitas guiadas a los viñedos y bodega con iniciaciones a catas de vinos y aperitivos con degustaciones, Mir tiene unos objetivos muy claros, “ampliar el viñedo y la bodega pero sin desvirtuar la filosofía de producción limitada y trabajo artesanal”.

Todo un espléndido brindis al sol de los Monegros.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.