Monegros Empresarial inicia sus jornadas con un homenaje a Carlos López Luesma

0
2965

La Asociación Monegros Empresarial celebra este año sus décimas Jornadas Empresariales con tres convocatorias agrupadas bajo la denominación “Monegros en Movimiento”.  “Unas jornadas cuyo objetivo es transitar el territorio monegrino, conocer a empresarios y compartir experiencias”, explica la presidenta del colectivo, María Jesús Laguna.

La primera de las jornadas se celebró en Sariñena, coincidiendo con Estepárea y el IV Foro Empresarial. Casi un centenar de participantes realizaron una visita a la empresa Enplater, dedicada a la impresión en huecograbado para embalajes flexibles y dotada de un alto nivel tecnológico, para acudir, a continuación a la cena en la que se rendía un homenaje póstumo a Carlos López del Grupo López Marín.

La junta directiva de la agrupación, familiares y amigos recordaron algunas de las cualidades del empresario, “se trata de un homenaje a Carlos, muy querido y que, junto a su esposa Paquita, creó escuela, dio un valor añadido al servicio, a su empresa y a Monegros participando y colaborando en proyectos que han dejado una profunda huella entre los que le conocimos”, decía Laguna quien entregó una escultura de Pedro Ania, (que representa el logotipo de la asociación), a su esposa Paquita Marín.

Como bien decía Antonio García Antón, del Diario del Altoaragón, “Carlos López Luesma ha llegado a abrazar la cima de la vida hasta dejarla en manos de sus seres queridos. Y, con la vida, el legado de una permanente lección de ética y trabajo que hoy enriquece a todos cuantos con él rozaron durante su existencia”.

Según su esposa Paquita, aunque la empresa siempre fue cosa de los dos, Carlos era el emprendedor por naturaleza, “siempre tenía nuevos proyectos en su cabeza, era una persona con iniciativa, perseverante, muy trabajador y en constante formación, no paró nunca de evolucionar pero su principal cualidad era el carisma que poseía”, porque Carlos conseguía inspirar a los que le rodeaban con el objetivo de sacar lo mejor de ellos, a través de su experiencia y de sus acciones, sus clientes y sus trabajadores tenían plena confianza en él, siendo una fuente de inspiración, ya que sabía potenciar las virtudes de las personas de su entorno.

Además, uno de sus mejores amigos, Antonio Lacoma, pronunció unas palabras de recuerdos y anécdotas sobre sus aficiones, la caza y sus charlas sobre negocios, “en lo que hizo Carlos es realmente importante cómo lo hizo. Carlos tenía intuición, constancia, entusiasmo y pasión, tenía muy claro que la diferenciación le llevaría al éxito, además de ser muy responsable, tanto con su empresa, con el medioambiente como con sus empleados, a los que se negó a rebajar el sueldo cuando la crisis, porque Carlos y Paquita respetaban el trabajo que desarrollaban”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.