Romerías. Adios hasta 2021

0
428

Para Castro, es tradicional además de la misa, la convivencia en la que no faltan las jotas, el vino y las costillas. Pasa lo mismo en El Pueyo, la Alegría, San Quílez, Terreu… Las ermitas son el destino primaveral de miles de personas que celebraban de esta forma el final de la siembra y el inicio del despertar de la vida. Con una actividad lúdico festivo que se prolongará –en situaciones normales– hasta el siguiente invierno. Tiene mucho que ver con los ciclos de la naturaleza, aunque ahora son ya más una posibilidad de ocio y disfrute que un evento de carácter religioso.

El Covid-19 –le podían haber puesto un nombre más prosaico– se ha llevado de entrada por delante todas las celebraciones populares que llevaban implícita la concentración de personal y el contacto. Y ahí, en este tiempo, estaban las romerías.

Distintos ayuntamientos en todas las comarcas de Huesca, han ido ya suspendiendo las celebraciones. Incluso San Isidro, motivo de concentración de las gentes en el mundo rural el 15 de mayo, no será celebrado con toda probabilidad, como se merece. Comidas, jotas, buen vino y en ocasiones, también baile.

Esperadas medidas.

Confinar a más de 40 millones de personas en sus casas es fácil, realizar una salida ordenada es más complicado, por eso ahora el reto es ver las medidas del desconfinamiento. ¿Serán distintas en los pueblos y en las ciudades? ¿Se podrán celebrar concentraciones controladas de menos de 200 personas?¿Como se controlará la propagación?¿Qué pasará con las fiestas de agosto?… Todas esas preguntas, ahora, en el aire, necesitan de pronta respuesta.

Mientras llegan, os dejamos con algunas imágenes de la romería de Castro (Ribagorza) del año 2017.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.