Ana Marcén ‘Cómo hacer todo lo que quiero hacer… a estas alturas, 2020’

0
580

“Soy madre, gerente de EcoMonegros, artista, mentora y todo lo demás”, explica poniendo en orden a sus múltiples facetas, que son muchas, porque también es cantante, compositora, filóloga clásica, empresaria y emprendedora, presidenta del Gremio de Panaderos de Zaragoza, escritora y una apasionada de Los Monegros, participante o presentadora de congresos y  ponencias “disfruto con todo lo que hago. Todas esas mujeres habitan en mí. Quizá lo más difícil es compaginarlas a todas y acabar el día con energía”, manifiesta Ana, asegurando que de todo su polifacético mundo “el ser madre ha revolucionado todo mi ser, el satélite que más ha impactado en mi vida ha sido Luna”, que así se llama su pequeña hija, aportándole en todos los niveles “empresarial, musical y personalmente hablando. Ha modificado mis horarios, mis tiempos, mis prioridades, mi disponibilidad y mi energía. Ha venido a enseñarme muchas cosas y es tan pasional o más que yo. Me ha hecho replantear todas mis creencias y valores».

Banda ancha diputación abril 2020 lateral
kia septiembre gamaelectrificada noticias
arte ingenuo

Y así es exactamente como lo expresa en su nuevo proyecto, una nueva ilusión que se suma en formato de libro “2020 me ha hecho seguir por el camino de la formación online sobre creatividad y para empoderar mujeres, he escrito un libro para ayudar a otras personas a identificar lo que quieren y cómo conseguirlo”, señala iluminándose su rostro al hablar de ‘Cómo hacer todo lo que quiero hacer… a estas alturas, 2020’, el sugerente título de su nueva creación, que, como era de esperar, ha compaginado con “la grabación de un videoclip, he creado mi propia web, he hecho conciertos, charlas, conciertos, he compuesto y preparado, con José Luís Supervía, el próximo disco de AMA, y he escrito una enorme lista de proyectos que quiero desarrollar. Mi terapeuta dice que le da la sensación de que pasa una vida entera entre una sesión y otra”.

Si pensamos en todo lo que ha llevado a cabo en estos meses tan complejos para el mundo, Ana afirma que le hubiera gustado estar confinada más tiempo “y dedicárselo a mi hija y a mis nuevos proyectos. Solo que EcoMonegros necesitaba toda nuestra energía. Han sido unos meses muy intensos en la empresa”. Aun así, durante este periodo  “he acabado y publicado el libro, he creado la web para ir dando cabida a todos mis proyectos y me he formado. Abarcarlo todo me ha agotado, como es normal. Pero todo eso me ha mantenido enfocada y confiada en un futuro mejor, en vez de sufrir por el presente de incertidumbre mundial que reinaba fuera”, porque la monegrina, ante la frase “Esta crisis no es el fin del mundo, sino el fin de un mundo”, considera que  “hace mucho tiempo que desperté a una nueva conciencia. Es como si mis ojos vieran el mundo con otro filtro. Por eso fundé EcoMonegros, por eso mis canciones hablan de transformación y por eso mi nuevo proyecto quiere ayudar a la gente a ver las cosas de otra manera”, concibiendo la situación actual “como un aviso más de nuestra vulnerabilidad. En realidad, somos muy frágiles, solo que a veces se nos olvida. Y lo mejor que podríamos sacar de estas circunstancias es aprender a vivir, hacerlo con conciencia, sabiendo que cualquier día nos podemos ir de este mundo, que solo somos un ser más de los que habita este planeta y que el mejor regalo es estar vivo”.

Por todo ello, su reto personal es ayudar a otras personas “a que se pongan este filtro en los ojos y así, entre todos, hagamos que nuestro paseo por la tierra sea más amable y sostenible”, y esto es lo que trasmite en su nuevo libro que surge en un viaje a Roma, “uno de mis sueños. Yo quería hacer algo para ayudar a la gente. Y allí, en el Foro Romano, lo vi claro: quería escribir. Así ordenaría mis ideas, lo cual también me ayudaría a ordenar mi mente y a poner práctica a la teoría, y podría entregárselo a mi hija cuando fuera el momento. El título lo tuve claro. Hace 2 años, un panadero me dijo que si un día hacía un libro diciendo cómo hacía todo lo que hacía, se lo quería leer. El miércoles pasado, entré en la panadería sin previo aviso y se lo regalé”.

Así es esta increíble mujer, inteligente, empática, creativa, ingeniosa y muy generosa, una mujer inspiradora y libre que rara vez descansa “me encanta madrugar para meditar, dar paseos por el monte, ver películas, leer novelas, bailar, hacer retiros con mujeres, viajar y disfrutar con mi familia y amigos. Mi yayo dice que descansar es cambiar de actividad”.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.