Benabarre potencia su apuesta por la filosofía Slow

0
375

Benabarre, que es con Rubielos de Mora las dos únicas localidades aragonesas incluidas en la red internacional “CittaSlow” de municipios por la calidad de vida y una de las doce que tienen esta distinción en toda España, pretende potenciar su apuesta por la filosofía “Slow” y su vertiente más conocida del “Slow Food” con el reconocimiento a empresas, trabajadores autónomos, asociaciones o colectivos municipales de su entorno que apuesten en la promoción de este movimiento que tiene un protagonismo cada vez mayor en numerosos países de los más variados puntos del planeta.

Para ello va a entregar a las personas y entidades implicadas un sello identificativo que el consistorio ha bautizado como “CittaSlow Suporter” como distinción de calidad para aquellos que se implican en promocionar los valores de esta apuesta por una filosofía vital más humana, con tiempo para la convivencia y la relación armónica con el entorno, y por el denominado consumo de kilómetro cero o de proximidad que valora especialmente la utilización de los productos del entorno en la gastronomía y en el resto de los ámbitos de la vida cotidiana.

El consistorio pretendía empezar a entregar este sello una vez que fuera presentada oficialmente la inclusión de Benabarre como integrante de pleno derecho de la exclusiva lista de las “CittaSlow” ya que, pese a que la candidatura benabarrense fue admitida el pasado mes de marzo y se convirtió de facto en un miembro de esta entidad, la situación pandémica y sus restricciones han impedido hasta la fecha realizar el acto protocolario de aceptación de la distinción.

No obstante, la celebración el pasado fin de semana de la Feria del Azafrán de Estaña –un pequeño núcleo de este municipio ribagorzano en el que el empeño de su vecino Daniel Grau ha permitido recuperar desde hace una década el cultivo y producción de este deliciosa especia- aconsejó adelantar la entrega del primero de estos reconocimientos al propio Grau ya que, como señala la teniente de alcalde y concejal de Desarrollo Yolanda Castelló, «su trabajo y empeño ha resultado fundamental en la recuperación y fomento de un producto de altísima calidad y totalmente artesanal que es un exponente perfecto de esa filosofía “Slow” en la que estamos implicados».

A partir de ahora, otros proyectos empresariales y sociales benabarrenses van a ver reconocida su implicación en esta apuesta por la calidad de vida con un sello que, señala Castelló, «reconoce la sostenibilidad de los establecimientos implicados, el fomento de la economía circular, la recuperación de las labores tradicionales y la apuesta por una producción y una oferta de enorme calidad y tremendamente respetuosa con el entorno».
Grau, con la colaboración del ayuntamiento benabarrense, es también el impulsor de esta Feria –“Mini Fira”, la denomina modestamente- que en la que ha sido su tercera edición congregó el pasado sábado en la recoleta plaza de Estaña a media docena de empresas de productos de alimentación y cosmética con una variada oferta de helados, quesos, productos de chacinería, panadería y repostería, mermeladas o jabones que –era requisito fundamental para poder estar en el certamen- tenían el azafrán como uno de los ingredientes básicos en su elaboración. Las excelentes temperaturas que se vivieron durante toda la jornada ayudaron a que la convocatoria fuera especialmente animada y el numeroso público presente disfrutó de una muy agradable experiencia en esta cita ferial que estaba convocada originalmente el sábado 30 de octubre como una de las actividades programadas con motivo de las III Jornadas de los Amigos del Azafrán de Estaña, pero que se desgajó entonces del programa y se pospuso una semana debido a las malas condiciones climáticas de esos días.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.