Denuncian la aparición de una enorme pintada en el monasterio de Obarra

0
138

Varias personas que estos días han visitado el monasterio de Obarra, en el ribagorzano valle del Isábena, han denunciado la aparición en la fachada norte de la iglesia abacial de Santa María de una enorme pintada de unos dos metros de largo por uno de alto y en colores vivos. Un acto vandálico que tiene una especial gravedad al ser este conjunto monástico una de las joyas del románico aragonés que, por su especial valor artístico, está considerado como Bien de Interés Cultural.
Muy afectado por la noticia, Jesús Guitart, alcalde del municipio de Beranuy en el que se encuentra este antiguo cenobio clave en la formación del antiguo condado de Ribagorza, reconoce que, por su situación exenta y alejada de núcleos de población, es muy difícil controlar comportamientos incívicos en el monumento pero recalca que esta acción vandálica «dice mucho, y muy mal, del individuo que la ha perpetrado». Se da la circunstancia añadida de que la fachada norte de la iglesia en que se ha realizado la pintada es imposible de ver desde la carretera A-1605 que pasa a un par de centenares de metros del conjunto monumental.
Guitart señala que desde el consistorio se han puesto en contacto con el obispado de Barbastro-Monzón y que sus responsables se han comprometido a tomar cartas en el asunto, tanto en la limpieza de la fachada afectada como en la denuncia penal de los actos vandálicos en un monumento que tiene un especial estatus de protección. En este sentido, el obispado ha hecho pública una nota en la que lamenta el acto vandálico sobre este Monumento Nacional desde 1931 y anuncia que formulará la correspondiente denuncia ante las autoridades competentes para que se depuren responsabilidades. Independientemente de ello, el ayuntamiento tiene también la intención de poner en conocimiento de la Guardia Civil esta actuación por las medidas de control que se pudieran tomar para vigilar el conjunto monumental y por la propia situación penal que se derive de la pintada, algo que ya han hecho las personas que la descubrieron.
Remarcando la «extrema» dificultad de limpiar una pintada de la piedra desnuda, el alcalde de Beranuy recuerda que se ha atentado contra un elemento «capital» en la cultura del territorio ribagorzano y apunta que «si ya es de por sí grave vandalizar con grafitis y pintadas estúpidas elementos del mobiliario urbano, mucho más es hacerlo con una seña de identidad cultural y social de la magnitud del monasterio de Obarra». «No sé qué sentido tiene, es un ataque gratuito contra un bien común, que encima es una base fundamental para el desarrollo turístico de este territorio muy necesitado de alternativas económicas», reflexiona Guitart para quien el autor «sufre un cuadro muy grave de narcisismo mal entendido y demuestra tener muy poco talento para la vida en común».

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.