Emoción y respeto en las “No fiestas” de Benabarre

0
37

En medio de fuertes medidas de seguridad en lo sanitario y en un clima de emoción contenida –que alguno de los asistentes no ha podido dejar de escapar en algún momento-, los benabarrenses han conmemorado hoy la festividad de San Medardo, el patrón de la localidad, con la celebración de una serie de actos que han rememorado los que se desarrollan habitualmente en el Día Grande de las fiestas patronales de esta histórica villa ribagorzana.
Tras la celebración de una intensa y sentida misa en la iglesia parroquial en honor del patrón en la que muchos vecinos no han podido estar presentes por la limitación de plazas que exige la situación pandémica, y suspendida la habitual procesión posterior por las calles de la localidad para evitar indeseadas aglomeraciones, dos años después, la imagen del santo ha recibido los “versets” de los benabarrenses más jóvenes y ha presidido en la Plaza Mayor la celebración de una simbólica Pastorada de la que han sido testigos físicos doscientas personas –no podían reunirse más por las citadas limitaciones- que, ordenadamente sentados en sillas dispuestas para la ocasión en la amplia Plaza y “canónicamente” alejados unos de otros para preservar la distancia social, han vivido más intensamente que nunca esta singular representación.
La Pastorada, representada en sus papeles principales por Xavi Brescó y Luis Alberto Lascorz, ha sido especialmente emocionante para los asistentes porque durante su desarrollo se ha recordado a los convecinos fallecidos en los últimos meses y se ha rendido un sentido homenaje a Alfredo Boix, el sempiterno mayoral de los palitrocs que murió el pasado mes de agosto tras una larga enfermedad.
Y también ha recibido un más que merecido homenaje un sorprendido Vicente Prior, durante varias décadas zagal, primero, y pastor, después, en esta misma Pastorada de la que es historia viva y que colgaba los trastos en 2019 para dar paso a las nuevas generaciones. La organización había mantenido en riguroso secreto este reconocimiento a un Prior que no se lo esperaba y se mostraba totalmente sorprendido y abrumado por el cariño expresado por sus convecinos.
Ha habido también música de gaita y ha flotado en el ambiente –aunque no se haya podido representar por obvias razones- el espíritu de ese baile dels palitrocs característico del folclore local que Boix supo revitalizar como nadie.
La conmemoración en relativa sordina del Día del Santo ha puesto punto y final a una serie de actos testimoniales con los que los benabarrenses han querido hacer un guiño a sus fiestas patronales. El estallido de unos castillos de fuegos artificiales desde el castillo que domina el caserío urbano, una propuesta de hinchables para los más pequeños, un concierto de música al aire libre, en el auditorio junto a la iglesia, que recordó los bailes que no se han podido disfrutar estos días y la celebración en la tarde de ayer de la misa en el exterior de la ermita levantada en su honor con que finalizaba la novena del santo patrón han precedido a las conmemoraciones de este martes.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.