Julio fue un mes flojo para el turismo en Graus

0
139

La Oficina de Turismo de Graus ha hecho una valoración de los resultados turísticos del pasado mes de julio que han estado condicionados por la crisis del coronavirus, aunque en menor medida de lo que pudiera creerse dados los rebrotes de la pandemia en las comarcas vecinas y la trascendencia mediática que esta situación ha tenido en los medios de comunicación nacionales e internacionales.
El responsable de la Oficina, José Manuel Betato, comenta que el mes comenzó «muy animado», más incluso que en años anteriores, para sufrir un parón en la segunda quincena cuando se generalizaron los contagios en La Litera, Cinca Medio, Bajo Cinca y Segriá. «Aún así, en total hemos atendido a 1205 personas en julio en esta Oficina, un dato que no es del todo negativo teniendo en cuenta las cifras de, por ejemplo, 2018 en el que se pasaron por aquí en ese mes de julio 1360 usuarios».
Betato recuerda que durante los meses de verano se modifican las conductas de los visitantes, especialmente en este año en que se están ampliando los días de pernoctación de los visitantes -«siendo las estancias de entre 4 y días en cincuenta y siete por ciento de las ocasiones »- y que también ha descendido el turismo de paso, que se ha quedado en un veinticuatro por ciento.
Aunque el turismo cultural sigue siendo el más popular en la zona, con las típicas visitas a Graus, Roda de Isábena o Panillo, este año ha aumentado la demanda de senderos y también de espacios naturales. «De ahí la necesidad de ofrecer una documentación sobre los senderos del entorno de Graus, editado recientemente», comenta Betato. Un dato muy importante es el aumento del turismo familiar, que ha supuesto el sesenta por ciento de los visitantes, por lo que en la web se está creando contenido especial, bajo un eslogan llamado “FAMILIArizate con Graus”.
El mayor descenso en cuanto a las demandas de información se ha dado en lo relativo a las actividades culturales, nulas este verano, y que han afectado a las cifras globales de los visitantes que habitualmente se desplazan a Graus en julio. «Al no realizarse los festivales ni la Fiesta de la Longaniza, se ha perdido esos visitantes que llegaban atraídos por esos eventos multitudinarios», corrobora el responsable de la Oficina.
Sobre la procedencia de los viajeros, el turismo nacional ha sido mayoritario, destacando los llegados desde Cataluña, un treinta por ciento, el resto de Aragón, el veintiocho, Madrid, un ocho, o el siete por ciento de residentes en el País Vasco. Betato recuerda que «el turismo extranjero ha sido prácticamente anecdótico, y el poco que ha venido ha sido desde Francia, Holanda, Bélgica, Suiza, Alemania y Grecia».
Desde la Oficina destacan el incremento de consultas en las redes sociales, un veintiocho por ciento de las cuales han llegado a través de internet, por lo que Graus ha apostado por actualizar la web y dale más contenido. «Lla web www.turismogrraus.com ha tenido más de 4600 usuarios entre la segunda quincena de junio y el mes de julio», confirma Betato.
En la parte baja de Ribagorza, los alojamientos más utilizados han sido los de turismo rural y los campings, aumentando «sensiblemente» la gente que ha llegado en autocaravanas, una tendencia que se mantiene en este comienzo de agosto que Betato define como «el mes más “fuerte”» para el turismo, lo que se ha notado estos primeros días de agosto, con una atención media de 100 personas diarias en la Oficina de Turismo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.