La plaza del futuro de Azanuy, proyecto seleccionado por Reto Tech

0
169

Los alumnos del colegio de esta pequeña población literana –integrada en el CRA Estadilla-Fonz- viajarán a Madrid el próximo 16 de junio para participar en la VI Edición de esta iniciativa de la Fundación Endesa. El proyecto fue seleccionado entre todas las candidaturas presentadas y será uno de los seis colegios aragoneses que representen a nuestra comunidad en la capital de España. Un logro que tiene más mérito si cabe, al tratarse de una unitaria con tan solo once alumnos con edades que van desde los 3 a los 11 años.

RetoTech es una iniciativa de formación novedosa, que tiene como finalidad contribuir e impulsar proyectos educativos innovadores que transformen la formación de los más jóvenes. Para ello, en Fundación Endesa, a través de esta iniciativa, han planteado un reto dirigido al personal docente y a los estudiantes de las Comunidades Autónomas de Madrid, Aragón, Andalucía, Extremadura, Cataluña, Islas Baleares y Canarias:  desarrollar un proyecto tecnológico que resuelva una necesidad real de su entorno, utilizando para ello técnicas como la robótica. Una convocatoria a la que acudieron desde el colegio de Azanuy, y que han desarrollado centrados en la plaza de su pueblo.

“Para nosotros fue toda una sorpresa, ya que las características de nuestro centro como unitaria nos hacían pensar que era difícil que nos seleccionaran. A partir de aquí y partiendo de la experiencia con robots de suelo, que ya teníamos del curso pasado y en el que también la trabajamos de manera semanal, no hemos dejado de disfrutar, aprender, ensayar, equivocarnos para encontrar una solución y trabajar en equipo”, explica Julio Benito, profesor del colegio de Azanuy.

Durante el proyecto, que se ha realizado a lo largo de todo el curso, han estado asesorados y formados por el personal de Reto Tech; llevando a cabo diferentes retos con el objetivo de que el alumnado vaya aprendiendo de una manera progresiva el lenguaje de programación y el diseño 3D. Según señala el docente, la robótica permite razonar de manera distinta y obliga a tener una organización antes, durante y después, favoreciendo el trabajo entre compañeros. “Los más pequeños también han contribuido, ya que el programa no solo tiene un espacio de programación con bloques, también hay otro con iconos pensado para el alumnado de Infantil”, indica.

Todo lo trabajado durante el curso ha desembocado en la preparación de un proyecto que finalizará con la presentación en Madrid, junto al resto de centros seleccionados. Julio Benito destaca la implicación de las familias, sin las que asegura este sueño no hubiera sido posible, así como de los verdaderos protagonistas del aprendizaje, los 11 maravillosos alumnos de Azanuy que ya visualizan la plaza del futuro de su pueblo: Robotplaza. “El trabajo siempre tiene su recompensa”, concluye.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.