Las localidades ribagorzanas preparan la celebración de la Semana Santa.

0
535

Gloria Solanilla, cofrade de la Cofradía de la Soledad y la Magdalena y su primera priora tras su recuperación hace ya tres décadas, será este sábado la pregonera de la Semana Santa de Graus en un acto que abrirá el programa de las celebraciones religiosas organizadas en esta localidad y en otras varias de la comarca de Ribagorza durante estas fechas.
Unas jornadas que se viven con mucha intensidad y que arrancan con los actos característicos que acompañan al Domingo de Ramos y la tradicional bendición de las palmas que, en Graus, se complementa con la celebración de una procesión con el acompañamiento de los tambores. Tras esta conmemoración, el programa de actividades prosigue en esta localidad la noche del miércoles con la celebración de la singular procesión de las Beatas, un Vía Crucis de especiales características que ha relanzado en las tres últimas décadas las conmemoraciones pascuales de esta villa y que este año se presenta con la novedad de su salida desde la Plaza de San Miguel y no desde la basílica de La Peña como suele ser habitual.
Pero no es el único desfile procesional que se vive estos días en la comarca. Las tradicionales procesiones de Viernes Santo mantienen un gran poder de convocatoria en varias poblaciones. Por su espectacularidad y concurrencia destacan las celebradas en Graus y Benabarre; en la primera de estas localidades, la solemnidad y el silencio, roto sólo por el redoble de los tambores, marcan siempre la procesión del Santo Sepulcro. Numeroso público acompaña el itinerario procesional que, en este caso como ocurre desde hace ya unos años, saldrá también de la plaza de san Miguel.
En esta procesión grausina destaca en los últimos tiempos el color negro y granate del hábito de las cofrades de la Magdalena y la Soledad, muy activas también en su organización como lo son en la de la anterior procesión del Farolé.
Y es muy sobrecogedora por su solemnidad la procesión del Santo Entierro de Benabarre, cuyo desarrollo es vivido con gran intensidad por los benabarrenses que han visto en los últimos años como se han restaurado y han recuperado la prestancia los pasos más significativos a la vez que se han renovado otros. Es también característica durante estas fechas en la antigua capital ribagorzana la celebración de un Vía Crucis en la jornada del sábado santo a la ermita de Santa Ana y la reunión de los vecinos el Lunes de Pascua en torno a la ermita de San Medardo para comer los típicos huevos.
En otras poblaciones ribagorzanas -como en Benasque, Tolva, Capella, La Puebla de Castro o Torres del Obispo- sus habitantes han sabido preservar la procesión del Santo Entierro en la tarde-noche del Viernes Santo y viven con gran devoción estas jornadas de recogimiento religioso. Entre las costumbres preservadas en la comarca es de destacar también el Monumento que se instala estos días en la iglesia de La Puebla de Fantova.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.