Reacciones en el Valle de Benasque al comunicado de Aramón del cierre definitivo de sus estaciones de esquí

0
479

El alcalde de Benasque, José Ignacio Abadías, considera que Aramón hubiera debido abrir sus estaciones de esquí en el último tramo de la temporada de invierno aún entendiendo que, desde un punto de vista meramente económico, era una decisión abocada a generar pérdidas.
«Yo habría tomado la decisión de abrir a pérdidas –afirma categórico- porque se debería haber tenido en cuenta al adoptar esta decisión la situación que se le plantea al resto de las empresas que gravitan alrededor de la nieve y a la propia economía global de los valles pirenaicos, ahora mismo al borde del colapso, y más teniendo en cuenta la función social que debe jugar Aramón, una empresa participada al cincuenta por ciento por el Gobierno de Aragón y por un banco que es una Caja que levantamos entre todos los aragoneses».
Abadías entiende que en las actuales circunstancias, abrir las estaciones habría supuesto un paliativo «no una solución, pero sí una ayuda» a la brutal crisis de numerosas empresas y trabajadores del espacio pirenaico que ahora se ven abocados a afrontar unos meses «muy complicados».
Sin embargo, para Ainhoa Lozano, una de las cabezas visibles del movimiento ciudadano SOS Pirineos, el anuncio de Aramón era una noticia esperada, «la crónica de una muerta anunciada». Lozano sostiene que es preferible así, que las estaciones no abran a que lo hagan deprisa y corriendo para apurar unas semanas «de mala manera» y tener justificación para no devolver el dinero de los forfaits, «algo que hubiera levantado muchas ampollas».
Apunta, así mismo, que en este movimiento reivindicativo todos sus integrantes han coincidido en que era «inviable» abrir las estaciones -«en las que no se ha trabajado nada en los últimos meses y que sería necesario poner a punto con mucho esfuerzo»- para unas pocas semanas de explotación y que ya era hora de que se hiciera un anuncio formal de las intenciones del holding de la nieve.
Con la confirmación de la anulación de la campaña de nieve, Lozano reclama que «ahora más que nunca, con esta decisión firme, hay que exigir a los gobiernos autonómico y central un plan de ayudas efectivo para el territorio porque si no vamos a tener que echar el cierre a la mayoría de los negocios».
También José María Ciria, presidente de la Asociación Turística Empresarial Valle de Benasque, considera que era prácticamente inviable abrir las estaciones del grupo Aramón ahora, recalcando que esta apertura debió hacerse cuando correspondía, en la época navideña, y que fue una decisión política la que lo impidió «arruinando con ello a una parte importante del territorio aragonés». Para Ciria, quienes la tomaron deben asumir sus consecuencias y agilizar al máximo un plan de rescate a las empresas, de ayudas directas a la generación y mantenimiento del empleo «además de diseñar un programa de inversiones estratégicas en las estaciones de esquí afectadas que les ayuden a volver a ser competitivas tras un año de parón frente a otras estaciones competidoras que han estado abiertas durante estos últimos meses».
El presidente de la Atevb subraya la necesidad de poner «dinero encima de la mesa» para rescatar a las empresas recordando que la situación creada por la fallida temporada invernal ha dejado en el Pirineo un panorama «desolador» , con mucha gente que lo está pasando muy mal y con numerosas empresas al borde del cierre.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.