Sabiñánigo reducirá hasta el 25 por ciento de emisiones nocivas para el medio ambiente

0
1873

Siete ciudades españolas desarrollarán nuevos planes de movilidad urbana sostenible que facilitarán un ahorro de emisiones de CO2 equivalente de entre un 20% y un 25% al año. Además, reducirán el tráfico privado entre un 10 y un 20% y conseguirán una inversión total de más de 200 millones de euros. Entre ellas se encuentra Sabiñánigo, que, por otra parte y dentro de estos proyectos, ya ha anunciado su intención de colocar un ascensor para facilitar la movilidad urbana sostenible y unir las calles Serrablo y Coli Escalona, eliminando las barreras arquitectónicas que suponen las escaleras de la calle Ordesa.

El proyecto europeo BUMP (Boosting Urban mobility Plans) ha acompañado a lo largo de sus tres años de duración el a 17 municipios en la promoción de la movilidad sostenible, con iniciativas de asesoramiento técnico, formación, y acompañamiento activo en la aplicación de diferentes acciones piloto, según ha explicado en un comunicado el Centro de Información y Red de Creación de Empresas CIRCE,  socio español del proyecto.

Como resultado, se desarrollarán en España cinco nuevos planes de movilidad urbana sostenible (PMUS) en Rivas Vaciamadrid, Ciudad Real, Huelva, Jaca y Sabiñánigo, que se ampliarán a dos más el año que viene. Se ha estimado que los nuevos PMUS conseguirán como valor medio en cada ciudad un ahorro de emisiones de CO2e de entre un 20% y un 25% al año. Además de reducir entre un 10 y un 20% el tráfico privado y lograr una inversión total de más de 200 millones de euros.

Los nuevos programas potencian, como ya se ha presentado en los PMUS de Sabiñánigo y Jaca, planes de movilidad al trabajo y de caminos escolares así como promoción de la bicicleta o la restricción del uso del vehículo privado en ciertas zonas, entre otros. Destaca entre las soluciones aportadas las medidas previstas en cuanto a movilidad vertical. Por ejemplo, la instalación de ascensores y escaleras mecánicas para sitios con gran desnivel, especialmente en zonas de montaña o del norte de España, explica el diario Energie News. En el caso de Sabiñánigo, es una de las medidas incluidas en sus planes a medio plazo. Un proyecto piloto para este tipo de ciudades, especiales por sus características geográficas, que podría después extenderse a otras localidades con dificultades de movilidad urbana similares.

El proyecto, que en el caso de Sabiñánigo y Jaca se ha desarrollado primando la participación ciudadana y las colaboraciones de los usuarios a través de Aragón Participa, ha desembocado en una serie de medidas que se pondrán en marcha en los próximos meses y que, en concreto en Sabiñánigo, suponen actuaciones en varios plazos, incluyendo desde aparcamientos disuasorios en zonas como el barrio Santiago o la Avenida del Ejército, la construcción de un carril bici que abarque todo el casco urbano o la construcción del citado ascensor.

Todos estos trabajos han sido posibles gracias a la combinación, bajo una misma iniciativa, de administraciones públicas junto con centros especializados en movilidad sostenible. Respecto al asesoramiento técnico, esta labor ha estado a cargo de CIRCE, quien además de realizar estos trabajos en España, ha coordinado los trabajos que se han llevado a cabo en el resto de países participantes.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.