Tres miradas confinadas premiadas en el concurso “Veo, veo desde mi ventana”

0
742

La grausina Chela Puig-Pey, la benabarrense María del Carmen Bergua y la noalense Susana Burillo han recibido este miércoles los tres primeros premios del concurso fotográfico “Veo, veo desde mi ventana” que convocó en lo más duro del confinamiento la Comarca de La Ribagorza para que los ribagorzanos compartieran con sus convecinos las vistas y sensaciones desde sus domicilios como una forma de estrechar relaciones y propiciar la cercanía de las personas en los difíciles meses en que las paredes del hogar eran el confín de la mayoría de los ciudadanos.
Un total de 140 instantáneas, muchas de ellas de notable factura técnica y estética, participaron finalmente en el concurso y pudieron ser contempladas desde el primer momento en las redes sociales y, en las últimas semanas, en una muy interesante exposición que ha tenido como escenario las dependencias de la sede de la Comarca. Finalizada formalmente este 30 de junio, su clausura ha sido aprovechada para dar a conocer el nombre de las tres mujeres cuya mirada fotográfica ha sido considerada por el jurado como la más significativa de esos momentos de zozobra colectiva.
Ante la diversidad de los motivos y escenarios que mostraban las imágenes concursantes, los organizadores decidieron agruparlas en tres grandes grupos temáticos –pueblos y patrimonio cultural, paisajes e imágenes de los cielos ribagorzanos y aquellas que representaran un homenaje a la gente fallecida por la pandemia- y otorgar un reconocimiento a las que el jurado ha considerado mejor en cada uno de estos apartados.
En el primero de ellos, la imagen de Graus que veía desde la ventana Chela Puig-Pey, con el reflejo en los cristales del paso del Ésera perfectamente encuadrado por el marco del ventanal, ha sido la fotografía premiada mientras que la silueta recortada del castillo de Benabarre en una noche de luna llena que captó María del Carmen Bergua ha merecido el reconocimiento en el segundo apartado. El tercero de los premios del palmarés de este sugestivo certamen ha recaído en Ssusana Burillo por una fotografía de la parte de atrás de la iglesia de su pueblo, Noales, y del cementerio contiguo como un mudo homenaje a todos los convecinos que nos están dejando durante estos meses de pandemia y de miedo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.