Barbastro en julio, frío mes de turistas

0
219
Familia Andrade de Madrid junto a Pablo Jurado.

¿Estamos en julio?, ¿estamos en agosto? Algo nos falta en Barbastro. Turistas, aquí, pocos se ven. Con las cifras en la mano- y a modo de orientación-durante el mes de julio pasaron por la Oficina de Turismo 300 personas, hace un año, 827. Por la catedral, 215, hace un año fueron el doble.

En esta ocasión los visitantes llegan-en su mayoría- desde Cataluña y Francia cuenta Luci Mata de la Oficina de Turismo, quien califica el pasado mes de julio de «muy flojo». El mismo comentario comparte Pablo Jurado, de Atención al Visitante de la catedral de Barbastro. Si bien a la catedral apenas ha acudido público francés, se ha notado un incremento de los  aragoneses. «La incertidumbre es nefasta, las noticias que se dan sobre Aragón asustan y colocan a todas las zonas en el mismo saco. Aunque la gente llama y pregunta sobre la situación. Parece que hay ganas de venir pero…» señala Mata. «Aunque aquí la situación esté tranquila, esta sobreexposición de Aragón en los medios no nos beneficia» incide Jurado. Con estos números no es extraño que haya sido un mal año para el estreno de la pulsera turística, además, «entradas conjuntas a la catedral y el Museo se venden pocas», aclaran.

Pero como algún turista viene a estas tierras, en la catedral charlamos con dos familias: la de María José Andrade desde Madrid y Susana Soldado y Joan Clusella desde Badalona. Andrade llegaba desde el País Vasco para pasar diez días en la provincia de Huesca. «Queríamos salir al extranjero, pero es el momento de apoyar lo de casa» y así eligieron Huesca porque «nunca habíamos venido, es de esas provincias que se van quedado ahí… más rezagadas, pero nos está encantando». Un periplo cultural que les ha llevado a Jaca, Huesca, Torla, Montañana, Graus, Alquézar, Barbastro… y ellos resumen muy bien qué está sucediendo: «cuando visitamos San Juan de la Peña, estábamos solos; en la catedral de Huesca, solos; en el castillo de Loarre sólo éramos diez…». Afirman no tener miedo «debes ir con cuidado, pero hay que vivir, no dejar que el temor te supere».

Los Clusella-Soldado recalaron en Barbastro en una visita de un día. «Estamos veraneando en El Pont de Suert, tranquilos, en la naturaleza, pero hoy queríamos conocer Benabarre y Barbastro. Aquí nos han hablado de Alquézar e iremos». Preguntados por el miedo afirman ambos «¿miedo?… bueno, nunca estás seguro al 100 por 100, por eso hemos elegido estas vacaciones sin multitudes».

 

Familia Clusella desde Badalona.
Familia Clusella desde Badalona.

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.