El Ayuntamiento de Benasque da luz verde a la propuesta de Aramón para el suministro de agua a la Urbanización de Cerler

0
34

El pleno del Ayuntamiento de Benasque ha desestimado la moción presentada por el grupo municipal del Partido Popular en la que esta formación pedía al consistorio que solicitara «urgentemente» a la Confederación Hidrográfica del Ebro la concesión al municipio de los caudales para la toma de agua de los manantiales que suministran agua al núcleo de Cerler y que, previo acuerdo con el equipo de gobierno municipal, ha demandado oficialmente al organismo de cuenca la empresa Fomento y Desarrollo del Valle de Benasque S.A., integrada en Aramón.
Convocada de forma extraordinaria, la sesión plenaria ha rechazado la demanda de los tres concejales populares con los votos a favor de los cinco representantes del PAR y los dos del PSOE y la abstención del edil de Cambiar Benasque.
«El debate ha sido un auténtico diálogo de sordos», sostiene el alcalde benasqués, el aragonesista Ignacio Abadías, quien entiende que los planteamientos esgrimidos por los populares y por el equipo de gobierno partían de conceptos radicalmente distintos. «Hemos de tener en cuenta que el núcleo de Cerler no necesita más caudales para su suministro porque se surte de dos fuentes que aprovisionan sin problemas las necesidades de la localidad y sus vecinos», apunta el alcalde, recordando que la demanda de Fomento y Desarrollo del Valle de Benasque tiene como objetivo cubrir las necesidades de la conocida como Urbanización de Cerler –promovida en su día por la empresa- con la construcción de un nuevo depósito que le de servicio y resuelva definitivamente los problemas de suministro que periódicamente padecen los residentes en esta parte del pueblo.
Abadías apunta que la demanda de la concesión de los caudales por parte de la empresa se hizo «de común acuerdo y para agilizar y dar rapidez a la gestión de la concesión de las aguas, clave para poner en marcha los trabajos de construcción del nuevo depósito» dado que ésta ya tenía los proyectos hechos y que, además, existe la condición expresa «como recoge la Ley de Aguas» de que se subrogue al ayuntamiento todos los derechos de las citadas concesiones. Así mismo, recuerda que la CHE otorga las concesiones de caudales aprobadas en función de las necesidades de consumo «que hay que fundamentar con la elaboración de un proyecto concesional» y no hipoteca todos los caudales de un manantial o barranco.
No lo ven así los populares benasqueses cuyo portavoz, Manuel Mora, entiende que «para darle algo a alguien para que luego te lo devuelvan –refiriéndose a la concesión de los caudales por parte de la empresa y la posterior subrogación al ayuntamiento- es mejor no dárselo y así te evitas, por lo pronto, un paso». Los del PP entienden que el agua tiene que ser municipal -«esa es una de las pocas competencias exclusivamente municipales que reconoce la ley de Bases de Régimen Local», subraya Mora»- y consideran que la cesión de la gestión del suministro a una empresa particular supone de facto «una privatización del agua que puede ser difícil o muy onerosamente reversible, incluso a largo plazo».
La demanda de la celebración de este pleno extraordinario por parte de los populares benasqueses estuvo motivada por la reciente solicitud a la CHE de una concesión de aprovechamiento de aguas públicas subterráneas por parte de la empresa Fomento y Desarrollo del Valle de Benasque S.A., que supone el primer paso para la construcción de un nuevo depósito de agua que subsane definitivamente los citados problemas de suministro de la Urbanización de Cerler.
La empresa demandaba el aprovechamiento de la toma de tres manantiales de los que se captará un caudal máximo de 10, 10 y 15 litros por segundo respectivamente, situados en los barrancos de Puimestre, Pllana Pomé y Ardonés. Los demandantes indicaban que el agua se destinará al abastecimiento del núcleo histórico de Cerler y de las urbanizaciones contiguas –para una población equivalente de 11.780 personas- con un volumen anual de 380.000 metros cúbicos.
La empresa había previsto realizar la pasada primavera de 2020 unas obras de ampliación del citado depósito que no se pudieron llevar a cabo porque la crisis del coronavirus alteró todos los planes. «La resolución de la concesión de los caudales por parte de la CHE –sentencia el alcalde- es el primer paso, y el fundamental, para poner en marcha estos trabajos que acumulan ya un retraso de casi dos años».

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.