El CER, el CAS y el Nabaín estrechan lazos en una excursión compartida entre Ribagorza y Sobrarbe

0
251
Excursionistas participantes en una foto de grupo (Foto: CER)

Como comenta José Ramón Monclús, un año más y siguiendo una tradición iniciada hace unos años, los clubes Centro Excursionista Ribagorza, CER, de Graus, Club Atlético Sobrarbe de Aínsa y Nabaín de Boltaña realizaron este domingo una travesía entre las comarcas de Ribagorza y Sobrarbe. En esta ocasión con salida desde la ribagorzana Viu, pasando por Foradada del Toscar, hasta la sobrarbense San Juan de Toledo, en La Fueva en la que fue, de nuevo, una espléndida jornada senderista que pretende simbolizar la unión entre estas comarcas hermanas y estrechar vínculos de amistad y convivencia entre sus clubes excursionistas y montañeros.
Con el punto de partida en Viu, a 1.019 metros de altitud, los senderistas participantes iniciaban a las 8 camino por un estrecho valle entre las estribaciones de la cara sur del macizo de Cotiella y la cara norte de la Sierra Ferrera siguiendo una pista forestal por medio de un frondoso bosque. Después de recorrer unos 6 kms. en poco más de 1:30 h. alcanzaron el Collado de Cullivert (1.462 m) situado en un claro del bosque donde hay una amplia pradera y un refugio denominado de las Neis. En este punto encontraron las señales del sendero PR-HU-139 que da la vuelta a la Peña Montañesa: San Victorian-San Juan de Toledo-Collado del Santo-Collado de Cullivert-refugio de L´Ostacho-Collada de Ceresa-Oncins-San Victorian.
Los ribagorzanos y sobrarbenses lo tomaron este domingo girando a la izquierda para ascender por otro frondoso bosque de hayas, pinos y boj hasta el citado Collado del Santo (1.796 m) después de recorrer otros 2 kms. en 1 h. más de marcha. Fue el punto más alto de la jornada y ofrecía hacia el sur una amplia panorámica del Valle de La Fueva. El descenso hasta San Juan de Toledo es una dura bajada en diagonal, con fuerte pendiente, con un desnivel negativo de unos 900 m. y una distancia de unos 6 kms que los participantes cubrieron sin complicaciones pasando por un desvío que conduce al refugio d´a Soma, por otro que lleva a una cueva denominada Espluca Escala, en cuyas inmediaciones está el vivero donde nace el río Lanata, y finalmente por otro que dirige a la ermita de San Esteban antes de llegar a la meta en San Juan de Toledo (904 m) donde los excursionistas fueron llegando de forma escalonada entre las 13 y las 13:30 horas.
Después de visitar la magnífica iglesia románica de San Juan Bautista, los participantes tomaron los autobuses que les llevaron hasta Tierrantona, cabecera del municipio de La Fueva, donde los 35 excursionistas presentes de los tres clubes compartieron una comida de confraternización en el restaurante Casa Puyuelo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.