El PAR pide el apoyo de la DPH para reclamar el impulso al acondicionamiento integral de la N-260 en el Congosto de Ventamillo

0
208

El Grupo Aragonés (PAR) de la Diputación de Huesca defenderá en el pleno de la institución, una propuesta de resolución para que la DPH se dirija al Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, solicitando por un lado, “las medidas necesarias para garantizar la seguridad del tráfico en el tramo del Congosto de Ventamillo” y así mismo, por otro lado, “iniciar las gestiones para culminar la actuación integral de la N-260, desde Campo a Castejón de Sos (El Run) y dar continuidad a las obras iniciadas en el tramo Campo-Seira”.
En la actualidad, se está ejecutando las obras acondicionamiento de la N-260 en el tramo Seira-Campo, entre los puntos kilométricos 391,600 y 404,150. Los trabajos han motivado un nuevo corte total de la carretera en esa zona, a partir de este pasado martes hasta el próximo 14 de mayo. Este corte afecta también al congosto ya que, según el ministerio, en parte de su recorrido (kilómetros 389,700 a 391,000 de la N-260) se va a llevar a cabo la protección y reparación de taludes, a consecuencia de los desprendimientos de rocas que tuvieron lugar en febrero. Esta intervención consiste en la instalación de “barreras dinámicas”, reposición de la carretera y el muro afectados además de la ejecución de un “sobreancho” en la calzada para permitir los movimientos de cruce. Sin embargo, se trata de una reparación parcial y sobrevenida, ya que realmente el Congosto de Ventamillo abarca tres kilómetros y medio (entre los puntos kilométricos 388,100 y 391,600) y las previsiones a futuro marcadas por el propio ministerio, contemplan que en conjunto sólo se efectuaría una conservación y rehabilitación del firme, manteniendo tanto el trazado como la sección transversal de la carretera actual.
Según detalla el PAR en la motivación de su iniciativa ante la DPH, esta decisión supondrá una “situación de riesgo” porque “no disponer del eje completo en las mismas condiciones de vialidad y uso que al finalizar la actuación iniciada desde Campo” provocará “en la circulación posibles incidencias y problemas que podrán tener como consecuencia retenciones” y otros efectos sobre el tránsito y comunicación, “sin olvidar la amenaza que supone transitar por una carretera sinuosa y con el riesgo añadido de los desprendimientos”.
El Partido Aragonés destaca la importancia de la N-260 como “conexión por carretera transversal entre las cuatro comarcas al Norte del Alto Aragón” y eje que “estructura la comarca de la Ribagorza, de Norte a Sur, produciéndose un gran número de desplazamientos diarios por la misma, siendo la principal -y de hecho, casi única- vía de comunicación para muchos servicios o actividades económicas que se producen en especial para el Valle de Benasque”. Por ello, “los altoaragoneses y ribagorzanos, durante muchos años y décadas”, han reivindicado su mejora “entre el municipio de Campo hasta el término municipal de Castejón de Sos, concretamente la localidad de El Run”.
Tras el proyecto en ejecución, quedará “pendiente de acondicionamiento el tramo que transcurre por todo el Congosto de Ventamillo”, donde se han producido diferentes y reiterados “desprendimientos de piedras sobre la vía, afectando al tráfico y sobre todo poniendo en peligro los vehículos y sus ocupantes” aunque “afortunadamente sin tener que lamentar daños personales”. Además, también las características de ancho y trazado requieren una intervención que ya han reclamado las instituciones locales y comarcales de La Ribagorza, afirma el PAR.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.