Excursionistas del CER por las veredas que van de Pano a Caneto

0
1506

 

La actividad organizada por el Centro Excursionista de Ribagorza, CER, complementando su programa oficial parece no tener límite y, aprovechando las excelencias climáticas que se vivían el pasado domingo, varios de sus socios se embarcaron en una muy agradable excursión matinal desde Pano hasta Caneto y vuelta, por el GR-1 o Sendero Histórico con visita –complementaria e inexcusable- a la preciosa ermita románica de San Antón de Pano y, después, a la de San Vicente, entre las peñas y con vistas hacia el valle del Cinca.

Los excursionistas encontraron algo de frío en el inicio de la marcha y en los ubagos por los que atravesaban pero sensación de calor casi primaveral en los tramos soleados para disfrutar de un recorrido de algo más de 111 kilómetros a caballo entre las comarcas de Ribagorza y el Sobrarbe y con inicio y final en dos localidades que en su día estuvieron deshabitadas y que han recuperado ahora el sentir de las gentes que las viven.

Como recuerda Carlos Bravo sobre este recorrido, desde Pano (894 m.), un poco antes de su iglesia parroquial de San Miguel, actualmente en fase avanzada de restauración, debemos girar a la derecha y pasar al otro lado de las casas de la localidad, hoy propiedad del infatigable Kurt Fridez, un suizo afincado desde hace años en estas tierras. Una bajada también por la derecha nos lleva hasta un pequeño barranco. Ya siempre por un bosque mixto de pinos y encinas, y siguiendo las marcas rojiblancas, llegaremos al cabo de una media hora a otro barranco algo más caudaloso llamado de San Vicente. Desde allí iniciamos una subida por un terreno de lastras en cuyo final encontramos a nuestra izquierda un poste indicador que nos dirige a la ermita de San Vicente, una pequeña construcción de tipo popular a la que llegamos enseguida y desde la que tendremos amplias vistas del valle del Cinca.

Tras visitar la ermita, regresamos al GR-1 y continuamos por una pista de tierra que abandonamos a los pocos metros para tomar un sendero a nuestra izquierda –atención a las marcas en este punto– y adentrarnos de nuevo en un espeso bosque. Durante un rato veremos en la otra ladera, frente a nosotros, la casa conocida como La Selva, antes de que el sendero desemboque en una pista que, por nuestra izquierda, nos deja en pocos minutos en Caneto (750 m.). Desde Pano hasta aquí habremos recorrido unos 5,5 kilómetros en algo menos de hora y media.

Caneto es una pequeña localidad habitada por nuevos pobladores llegados al lugar hace ya varias décadas. Hoy, una de sus casas es un establecimiento de turismo rural y el pueblo respira paz y tranquilidad por los cuatro costados. Desde la ermita que preside su pequeña plazuela, hay que girar a la derecha y tomar una pista que va descendiendo hacia el noroeste. Sin hacer caso de los desvíos que quedan a nuestra izquierda, seguimos recto en suave bajada. La hilera de cipreses que flanquea nuestro camino por su margen derecha puede servirnos de referencia ante la escasez de marcas.

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.