Exequias por el obispo emérito de Barbastro-Monzón, Alfonso Milián

0
134

La capilla de los Mártires de la catedral de Barbastro acoge ya los restos de Mons. Alfonso Milián Sorribas, obispo emérito de la diócesis de Barbastro-Monzón, que falleció el pasado jueves, 26 de noviembre. “Las últimas palabras que guardo de don Alfonso era un wasap que me envió desde el hospital: gracias. ¿No debería ser la vida de todo cristiano una permanente acción de gracias? Don Alfonso era un hombre agradecido, sencillo, atento, sabía escuchar, acompañar, animar, contaba con los demás; siempre dispuesto a todo y disponible para ayudar a todos”, ha evocado el cardenal arzobispo de Barcelona y presidente de la Conferencia Episcopal Española, don Juan José Omella, en la homilía exequial. Omella, que precedió a Milián en la sede aragonesa, ha dado las gracias “por el testimonio de la vida y de la muerte de un buen pastor, signo de la ternura y bondad de nuestro Señor, que expresamos con esta eucaristía, que siempre es acción de gracias”.

arte ingenuo

Acompañado por el arzobispo de Zaragoza, Carlos Escribano; y los eméritos Vicente Jiménez y Manuel Ureña; así como de los obispos de Barbastro-Monzón, Huesca y Jaca, Teruel y Albarracín, Tarazona, Sigüenza-Guadalajara y Lérida, y medio centenar de sacerdotes, el cardenal Omella ha presidido la ceremonia y ha preguntado a los asistentes: “Si don Alfonso pudiera estar hoy aquí, ¿qué nos diría? Nos lo dejó escrito en su lema episcopal: Yo en ellos y Tú en mí”. Además, ha destacado el carácter de “hombre de oración” de don Alfonso, cuya labor ha repasado apuntando el trabajo catequético, en Apostolado Seglar, con Acción Católica o en Cáritas. “Ponemos la vida de don Alfonso, un hombre de Dios, sencillo y bueno, en manos de la Virgen del Pueyo y la Virgen de la Alegría”, ha añadido.

El báculo del obispo mártir, Florentino Asensio

El rito de las exequias, con la participación de los alcaldes de Barbastro y Monzón, autoridades, familiares del obispo fallecido, representantes de movimientos y asociaciones, delegados y fieles de la diócesis, se ha iniciado a las puertas de la Catedral con el recibimiento, por el cardenal, los arzobispos y obispos, del féretro, conducido a continuación por el pasillo central a los pies del altar mayor. El vicario general, Ángel Noguero, ha recordado que “nuestra celebración quiere ser signo y expresión de gratitud al Señor por el don de la vida de nuestro obispo Alfonso”.

????????????????????????????????????

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.