FERNANDO TORRES: “Representar a tu ciudad allí donde vas es un sentimiento indescriptible”

0
682
Vivir entrevista al alcalde de Barbastro, Fernando Torres, para conocer los proyectos que se han llevado a cabo en la ciudad en los últimos cuatro años, los temas pendientes cómo ha afectado la pandemia a su primer mandato.

¿En qué ha avanzado Barbastro en los casi cuatro años que llevas como alcalde?

Ha sido un mandato marcado por la pandemia que condicionó toda nuestra vida e incluso llegó a cambiar nuestros hábitos. Desde el consistorio destinamos todo nuestro apoyo a las asociaciones sociales, residencias, tanto municipal (en la que se invirtieron más de 200.000 euros para adaptarla, sectorizarla y contratar personal) como las privadas, gestionamos ayudas tanto a autónomos como empresas, lanzamos los bonos impulsa o establecimos la gratuidad de terrazas y veladores, entre otros. La pandemia nos condicionó muchísimo a la hora de sacar adelante proyectos con la fluidez que nos hubiera gustado debido a diferentes condicionantes, unos externos, como el incremento de precios de los suministros y otros internos, como la falta de personal o licitaciones fallidas, como por ejemplo, la renovación del césped artificial del campo de fútbol.

Sin embargo, hemos podido desatascar el inicio de las obras en el Parque del Recuerdo y de la Memoria, la remodelación de la plaza San Antonio o la plaza de la Jarea, el inicio de la Vía Verde o la adecuación del Paseo de los Enamorados.

Hay otros proyectos preparados para salir a licitación que, el pasado año no pudieron salir pero que confiamos, poder llevar a cabo próximamente.

¿Qué ha quedado pendiente de hacer en este mandato?

Una de los principales proyectos sería la apertura del cementerio municipal de los que ya se aprobaron los accesos en los que hubo que pedir varios permisos sectoriales; además también se ha pedido una subvención para el proyecto de modernización y peatonalización de la plaza Constitución. Las instalaciones deportivas municipales es otra de las mejoras pendientes para Barbastro que queremos llevar a cabo y que incluirían, los campos de fútbol y reparaciones en los pabellones.

A esto hay que sumar, la continuidad del proyecto del Parque del Recuerdo y de la Memoria del que ya se ha realizado la primera fase y que esperamos poder continuar para que Barbastro disponga de una nueva zona verde en el centro de la ciudad.

Viéndolo ahora con perspectiva, ¿qué has aprendido de la pandemia?

La palabra clave es la resiliencia ya que todo el equipo nos encontramos de la noche a la mañana con una situación que nos hizo aprender de forma constante.

Mirándolo ahora tras el paso del tiempo, creo que deberíamos haber aprendido mucho más de todo lo que vivimos en aquel tiempo , sobre todo a nivel personal por la pérdidas irreversibles y muy dolorosas en las que muchos vecinos no pudieron ni despedir a sus familiares como se merecían.

De un día a otro pasamos de vivir una vida cómoda a estar encerrados en casa con un virus invisible que contagiaba y mataba a mucha gente, pero, por otro lado, también hubo un ambiente de unión y solidaridad que creo que, lamentablemente ya se ha perdido.

Estar al frente de un Ayuntamiento, que es la primera punta de lanza y la primera institución a la que dirige la mirada el ciudadano, te hace aprender mucho y ver la condición humana en los momentos críticos desde mucho más cerca. Considero que fue un gran privilegio estar al frente de este Ayuntamiento  compartiendo estas experiencias con la Policía Local y los servicios esenciales casi las 24 horas del día viendo cómo se atendían las demandas de los ciudadanos.

Esos momentos, los más duros, te humanizan mucho y te ayudan a aprender a adaptarte a las situaciones y valorar más lo que tienes.

El próximo 28 de mayo son las elecciones, ¿crees que los cambios de concejalías que ha sufrido el consistorio en los últimos tiempos pueden pasarte factura?

No ha sido un mandato fácil en ese sentido ya que tras cada dimisión hay que hacer una reestructuración del equipo.

A los partidos, en general, nos cuesta mucho cerrar unas listas para formar un equipo ya que , tratamos de buscar determinados perfiles de personas implicadas en la vida social de la ciudad y que, en muchas ocasiones tienen complicado conciliar la vida laboral, personal y política.

Yo soy muy autoexigente conmigo mismo y pido lo mismo al resto de los concejales ya que adquirimos, desde el mismo momento de tomar posesión del cargo, un deber con la sociedad que hay que cumplir hasta el final.

Las dimisiones que se han producido, cada una con su casuística, se han suplido gracias al compromiso de otros concejales y concejalas que, han asumido el cargo con responsabilidad, permitiendo así que, el relevo no supusiera ningún problema en el funcionamiento ordinario del ayuntamiento.

¿Qué es lo mejor y lo peor de ser alcalde?

La mejor parte es el orgullo de ser alcalde de tu ciudad porque al final, y tal y como lo describe Víctor Sanz en su libro titulado ‘El desafío de ser alcalde de pueblo’, “ser alcalde es el mayor acto de generosidad que una persona puede tener con sus vecinos y vecinas.”

Esto no es política nacional y lo que yo entiendo, para afrontar unas elecciones municipales es que, los que nos presentamos somos barbastrenses, cuyo único objetivo debe ser, trabajar por su ciudad y atender a sus ciudadanos.

Representar a los 17.286 habitantes censados en Barbastro, allí donde vas es un sentimiento de orgullo indescriptible y es un recuerdo que me llevaré conmigo para siempre.

En el lado negativo, lo peor es la frustración que sientes cuando las cosas no salen adelante con la rapidez que todos querríamos y que no puedas dar, en algunas ocasiones, respuesta inmediata y positiva a los ciudadanos que de ti demandan ayuda.

En muchas ocasiones cuesta explicar a los ciudadanos, lo farragoso de los procedimientos administrativos, que condicionan mucho la rapidez de los procesos y trámites a realizar.

A cualquier alcalde o alcaldesa le gustaría llevar a cabo todos los proyectos y mejoras para su pueblo o ciudad, en el mínimo tiempo posible, pero existen muchos condicionantes que no permiten que se hagan con esa fluidez.

La mayor frustración de un alcalde es defraudar al ciudadano y no poder dar una solución inmediata a cualquier problema que pueda surgir.

Algo que cambia, radicalmente, cuando logras desatascar cualquier problema y con ello, sirve para ayudar al ciudadano y a la sociedad de la que todos formamos parte.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.