La VI Trinchera Viviente de la Ruta Orwell atrae a casi 300 personas hasta la sierra de Alcubierre

0
901

La VI Trinchera Viviente de la Ruta Orwell ha vuelto a desarrollarse este domingo con éxito. A pesar de la constante amenaza de lluvia, el público ha respondido, trasladándose a los vestigios bélicos recuperados en la sierra de Alcubierre y disfrutando de la recreación de algunas de las vivencias que experimentó en este mismo escenario el famoso escritor inglés Eric Arthur Blair, más conocido como George Orwell, quién decidió cambiar la máquina de escribir y la cámara de fotos por el fúsil y alistarse en las filas del POUM durante la Guerra Civil española.

Impuestos Gobierno

Organizada por el área de Turismo de la Comarca de Los Monegros, con la colaboración del Ayuntamiento de Alcubierre y del Grupo de Recreación ‘Primera Línea’, la iniciativa ha atraído a personas de diferentes procedencias y edades. Por la mañana, han podido desarrollarse los cinco pases, con todas las plazas llenas. Y, por la tarde, los dos primeros, teniendo que suspenderse el tercero, ya que las precipitaciones han acabado intensificándose. En total, han participado alrededor de 280 personas en los siete pases completados.

Ha sido la primera vez que la recreación ha estado centrada en la figura de George Orwell, que estuvo destinado en esta misma posición, Monte Irazo, durante 115 días, una experiencia que marcó su vida y que describe con detalle en su celebrada obra ‘Homenaje a Cataluña’. En cada pase, han participado alrededor de 50 recreacionistas llegados desde diferentes puntos de Aragón, País Vasco y Cataluña, que han recreado nueve escenas, desde el momento en el George Orwell decide alistarse en las filas del POUM en Barcelona hasta que resulta herido en el cerco de Huesca y finalmente, decide abandonar España, pasando por su instrucción, su llegada a Alcubierre o su día a día en el Frente de Aragón.

Las trincheras de la Ruta Orwell donde ha tenido lugar la recreación fueron recuperadas por la Comarca de Los Monegros y en la actualidad, están entre sus enclaves más visitados y mejor valorados. «La Trinchera Viviente de la Ruta Orwell es un ejemplo más de nuestra apuesta por el turismo de guerra, con el ánimo de atraer visitantes y dinamizar nuestra economía. Y, por supuesto, de su tirón, ya que las plazas ofertadas volvieron a llenarse en un tiempo récord. Además, creemos que este tipo de iniciativas son fundamentales para divulgar nuestra historia más reciente y, al mismo tiempo, poner en valor el patrimonio ligado a la Guerra Civil», ha indicado el presidente de la institución, Pedro Manuel Loscertales, que ha formado parte del primer grupo de visitantes. También han acudido la vicepresidenta de la Comarca, Carmen Soto, así como los consejeros comarcales Ana Belén González, Óscar Gavín y Valentín Calle.

Los recreacionistas han portado prendas, enseres y armas fieles a la época. Durante las escenas, han utilizado frases textuales del libro ‘Homenaje a Cataluña’ y además, han apostado por «resaltar el valor humano, es decir, narrar las vivencias de miles de soldados a través de la experiencia de George Orwell, que fue uno más y por lo tanto, se enfrentó a las mismas dificultades en su día a día en las trincheras: frío, suciedad y hambre», ha explicado el secretario del Grupo de Recreación ‘Primera Línea’, Antonio Ramos. Así, por ejemplo, reproduciendo una de las páginas del libro, han enunciado la lista de las prendas que el escritor inglés llevaba puestas en una de sus guardias y aun así sentía frío: tres pantalones, dos jerseys, una bufanda y guantes. También han recreado cómo anhelaba disponer de unas velas o las escasas tres o cuatro horas que dormía al día. «Son detalles que hemos querido destacar con el fin de mostrar cuál era la realidad en las trincheras, lo que ayuda a romper con cualquier tipo de romanticismo y nos recuerda lo que puede ocurrir cuando olvidamos o distorsionamos nuestra historia», ha añadido Ramos.

«A todos nos gusta recordar lo bueno, pero todos aprendemos más de las cosas que nos han hecho daño o han sido negativas, y por ello, es importante conocer nuestro pasado para recordar a lo que pueden conducirnos ciertas actitudes o situaciones. También nos ayuda a empatizar con los conflictos actuales», ha añadido. «Y todo de una forma muy didáctica y visual, lo que favorece el aprendizaje», ha concluido Ramos.

El público ha vuelto a marcharse encantado. Mapi Tenas, vecina de Zaragoza, ha llegado a atraída por su interés en «conocer cómo fueron los hechos acontecidos en esta posición, lo que ha resultado fácil y atractivo gracias al gran trabajo de los recreacionistas», ha señalado. «Me ha parecido muy interesante, especialmente al haber puesto el foco en escenas cotidianas y en la experiencia de civiles, lo que nos ayuda a entender mejor estos hechos históricos», ha añadido.

Otros de los visitantes han confirmado el positivo impacto que el turismo de guerra tiene en Los Monegros, ya que, además de irse muy satisfechos con la recreación, «aprovecharemos para comer en la zona e interesarnos por otros enclaves, lo que le dará vida a los pueblos del entorno», ha indicado Roberto García, llegado también desde Zaragoza.

Los vestigios recuperados en la denominada Ruta Orwell y el Centro de Interpretación de la Guerra Civil española ubicado en Robres se pueden visitar durante todo el año. En concreto, el centro está abierto los domingos y festivos desde las 11.00 hasta las 14.00 horas y los sábado de 11.00 a 14.00 y de 16.30 a 18.30 horas.

Precisamente, esta misma semana el hijo de George Orwell, Richard Blair, y el hijo del comandante Kopp, Quentin Kopp, junto a otros integrantes de la Orwell Society, visitaban el Centro de Interpretación de la Guerra Civil ubicado en Robres. El espacio forma parte de sus paradas habituales dentro de sus viajes bienales a España.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.