MONZÓN: Ciclo de Cápsulas Formativas y de Experiencia

0
31

19/JULIO/2021 LUNES/FORMACIÓN

Cáritas Diocesana Barbastro-Monzón, a través de su Agencia de Colocación BARMON, tiende una mano a las empresas colaboradoras en materia de empleo mediante la puesta en marcha de un ciclo de Cápsulas Formativas y de Experiencia. Las cápsulas, o encuentros de microaprendizaje, desarrollarán diferentes temas de interés laboral y socioeconómico, en dos formatos: el formativo, basado en la intervención voluntaria de una persona de referencia que explicará los contenidos; y el experiencial, que presentarán «buenas prácticas» empresariales como inspiración y espejo para las personas participantes.

La primera de estas Cápsulas gratuitas tendrá lugar el próximo lunes, 19 de julio, a las 18 horas, en el Salón de Actos de la Concatedral de Santa María de Monzón, con aforo máximo para 10 personas. En ella Belén Zarroca Asensio, experta en Marketing e Investigación de Mercados,  hablará acerca de los nuevos métodos para conectar con el cliente, el mundo del e-commerce y las últimas tendencias en márquetin. Y con ella, la técnico de la Agencia de Colocación BARMON, Cristina Puente Colmenar, explicará la importancia de un uso socialmente responsable de estas herramientas.

La iniciativa nace con un doble propósito. Por un lado, facilitar la difusión de nuevos conceptos imprescindibles para comprender las tendencias del mercado emergente. Por otro, favorecer un clima sinérgico entre empresas y un acercamiento a Cáritas Diocesana y su visión de un mercado laboral basado en el paradigma de la economía solidaria, fundamentado en conceptos como el empleo decente, el consumo responsable y otros valores compartidos con los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la Agenda 2030 de la ONU.

Desde sus inicios en 2018, la agencia BARMON, además de acompañar a personas demandantes de empleo, tiene como misión ayudar a las empresas del territorio diocesana. Esta ayuda se materializa no sólo en el envío de personas compatibles con los puestos de trabajo ofertados por las empresas    -algunos de ellos de difícil cobertura-, sino también en planes de formación flexible a medida de las necesidades de las entidades y, particularmente, en soluciones para situaciones comunes, como las derivadas de la crisis que vivimos. La pandemia está forzando muchos cambios sociales que afectan de forma directa a las empresas y que se viven como problemáticos, principalmente en las pymes y microempresas, las más abundantes en el tejido empresarial y productivo diocesano, y español por extensión.

Uno de esos cambios más costosos, tanto a nivel económico como de recursos humanos, es el que lleva aparejada la digitalización de los procesos y el aumento de la competitividad. Este «estrés competitivo» sobrevenido, añadido a la situación económica, provoca consecuencias muy negativas en los pequeños y medianos empresarios/as, que se traduce en niveles de productividad bajos, dificultades comerciales y que desembocan en muchos casos en precarizaciones de los puestos de trabajo o incluso cierres involuntarios, obligados por un contexto socioeconómico que exige dar respuesta a su demanda de un acompañamiento real.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.