Preocupación entre los vecinos de Troncedo y Caneto por los frecuentes accidentes en la carretera HU-V6441.

0
920

Los vecinos y usuarios de la vía han denunciado la peligrosidad de la carretera Hu-V6441 que comunica las localidades de Graus, en Ribagorza, con la sobrarbense Tierrantona y, entre otros puntos, da acceso al templo budista de Panillo.
Su estrechez, con una anchura en muchos de sus tramos de apenas cuatro metros y un arcén inexistente, la presencia de numerosas curvas cerradas y ciegas, los infinitos baches, las alcantarillas sin proteger, la falta de visibilidad por la vegetación que invade muchos puntos del trazado y el intenso tráfico que soporta en diversos momentos del año hacen que circular por esta carretera sea especialmente peligroso ya que se ha convertido en escenario de numerosos incidentes que, en algunos casos, se traducen en graves accidentes.
El último, una colisión frontal entre un turismo y una motocicleta saldada con el motorista herido de consideración y trasladado al hospital de Barbastro el pasado 4 de julio, se produjo en el tramo entre el desvío al templo budista y el del acceso a Pano, uno de los puntos más conflictivos de la vía.
Desde la Asociación de Vecinos de Troncedo y la Asociación la Senda de la localidad de Caneto, dos de los núcleos más afectados por esta situación, han hecho público un llamamiento advirtiendo de la peligrosidad de esta carretera de montaña que bastantes de sus convecinos tienen que utilizar prácticamente cada día señalando que el «intenso» tráfico que soporta, especialmente en fines de semana y periodo vacacional, «ha supuesto a lo largo de los años un gran problema para vecinos y visitantes y ha causado accidentes frecuentes».
Por ello piden a los usuarios que extremen la precaución en esta vía y recuerdan que llevan «años» reclamando una mejora en esta carretera –de titularidad provincial entre Graus y Troncedo y local desde aquí hasta Tierrantona- «cada vez más transitada, y dadas sus condiciones, cada vez más peligrosa». Juan Carlos Taylor, alcalde pedáneo de Troncedo, apunta que esta problemática se extiende también a los meses de invierno «cuando los hielos y las nevadas hacen aún más arriesgada la circulación».
Taylor reconoce que los representantes vecinales de las localidades afectadas han mantenido entrevistas con los responsables de las comarcas de Sobrarbe y Ribagorza y con los alcaldes de Graus y La Fueva para tratar de agilizar la búsqueda de soluciones a un problema que afecta a numerosas personas. Y apunta que «sólo en Caneto hay ahora veintiún críos y más de medio centenar de residentes que, como los de Troncedo, en buena medida tenemos que salir todos los días de nuestros pueblos a trabajar y que, además, dependemos sanitariamente de Graus».

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.