Se abre el período de información pública el estudio de impacto ambiental del proyecto de Telecabina de Benasque a Cerler

0
226

El Boletín Oficial de Aragón ha publicado el inicio del proceso de información pública de la evaluación del impacto ambiental ordinario del Proyecto básico de Telecabina Monocable entre Benasque y Cerler. Una infraestructura largamente reivindicada desde el consistorio pirenaico que prevé la ubicación de la estación base en la zona denominada “Los Escuadros”, en Benasque, y la estación superior en la zona del Parking del Molino de Cerler y que desde el consistorio es considerada como la solución más económica, tanto en la inversión inicial como en los constes de explotación y mantenimiento, para solucionar el problema de los accesos a la localidad de Cerler y a su estación de esquí alpino que presenta numerosos inconvenientes en momentos de fuerte afluencia de usuarios agravados cuando existen las frecuentes adversas circunstancias climáticas que se producen en la zona en los meses invernales.
El trazado elegido para la instalación benasquesa es rectilíneo y sin ángulos, siendo el mismo que el que se presentó para una anterior solución de instalación tricable e idénticos sus puntos de partida y llegada y, según el proyecto presentado, tendrá un rendimiento aproximado de hasta 2400 personas por hora en ambos sentidos de subida y bajada con un coste que podría ascender a los 13 millones de euros. La línea tendrá una longitud horizontal de poco más de dos kilómetros en los que salvará un desnivel de 370 metros. Dispondrá de quince pilonas intermedias de sección tubular galvanizada con balancines de poleas para permitir el rodamiento del cable sobre ellos y manteniendo la tensión constante a lo largo de los cambios de pendiente en el terreno y se calcula que el tiempo de viaje a velocidad máxima entre Benasque y Cerler será de 5 minutos y 47 segundos.
Los responsables del consistorio benasqués señalan que desde la creación de la estación de esquí de Cerler, a mediados de los años 70, ha sido pretensión del ayuntamiento unir mediante un medio mecánico el núcleo urbano de la capital del municipio con la propia estación de esquí, unión que se realizó inicialmente mediante la construcción de la prolongación de la carretera que unía Benasque con el núcleo urbano de Cerler que, con el sustancial aumento de la circulación rodada que soporta en los últimos años, presenta serios inconvenientes y provoca frecuentes colapsos en el tráfico y retrasos a sus usuarios. La actual vía tiene seis kilómetros hasta Cerler, catorce hasta la zona del Ampriu, está plagada de curvas muy cerradas y es escenario de numerosos atascos a poco que se satura la carretera o aparecen los hielos y nieves invernales.
En este contexto, el proyecto de instalación de un remonte mecánico -«que por diversas razones no se ha llevado hasta ahora al efecto», subrayan desde el consistorio- es un tema prioritario para el actual y anteriores Ayuntamientos de Benasque que han considerado que esta instalación, al ser un sistema de acceso alternativo a la actual carretera, descongestionaría el tráfico de la misma «e incluso permitiría limitar su uso», evitándose los graves problemas que existen de acceso a Cerler y a la estación de esquí, «tanto en los días de climatologías adversas como en los de grandes afluencias de esquiadores», reduciendo así mismo sus efectos contaminantes.
Además de ésta cuestión puramente de movilidad, el equipo de gobierno benasqués entiende que la villa pirenaica y su entorno verían incrementado su valor añadido turístico «ya que el aprovechamiento en temporadas no invernales sería también manifiesto», como lo es así en multitud de poblaciones europeas de montaña que disponen de una instalación similar.
El ayuntamiento de Benasque encargó a la empresa I+C la realización de un estudio técnico para dar solución a éste sistema de transporte. En él, la opción elegida fue la de un telecabina bicable ya que, dada su sensibilidad al viento, aseguraba siempre su apertura, independientemente de la climatología. El consistorio, tras posteriores análisis de esta solución bicable proyectada y a pesar de que el INAGA otorgó en su día la evaluación positiva de su impacto ambiental, decidió no seguir con ésta idea atendiendo a las pocas instalaciones similares existentes en el mundo, a los altos costes iníciales para su construcción y a los posteriores de explotación y mantenimiento, que hacen ésta solución inviable económicamente para el ayuntamiento y poco atractiva a entidades privadas que pudiesen interesarse en su construcción y posterior explotación.
Por ésta razón, el Ayuntamiento decidió iniciar los trámites administrativos que permitan la construcción de un telecabina monocable, que es el que ahora ha presentado su estudio de impacto ambiental, al tratarse de una solución más económica tanto en la inversión inicial como en los constes de explotación y mantenimiento y de la que existen más experiencias en el mundo, tanto públicas como privadas, en estaciones de esquí y en otros puntos de interés turístico o de transporte. Las diferencias básicas de ésta instalación con la inicialmente proyectada son que dispone de un solo cable, que hace las funciones de tractor y portador, son necesarias más número de pilonas de apoyo y la línea va más próxima al suelo.
La infraestructura conllevará también la realización de diversas obras complementarias como la construcción en Benasque de una zona de aparcamiento para acoger los automóviles de los usuarios del telecabina.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.