Secastilla inaugura por San Valero una gran exposición de la artista británica Heidi Green

0
244

‘Una visión más brillante: pinturas de Reino Unido y Aragón’ es el título de la exposición de la pintora británica Heidi Green que podrá ser contemplada desde este próximo sábado en las antiguas escuelas de Secastilla.
La autora es una artista contemporánea emergente del Reino Unido, nacida en 1972, que estudió diseño de cerámica en la escuela de diseño Central St. Martins (Londres, Reino Unido) y ha trabajado la cerámica, el grabado y la pintura. La exposición incluye pinturas de Plymouth y Cornualles (Reino Unido), Ribagorza, Sobrarbe y Somontano. Va a estar abierta al público en los locales de las antiguas escuelas secastillanas desde el 29 de enero, día en el que la inauguración está prevista para las 17horas, hasta el 5 de junio.
El título de la exposición se refiere a la luz exterior más brillante que ha cambiado la paleta de la artista desde que se mudó a España desde el Reino Unido hace 3 años. Pintar suele ser para ella un proceso rápido, por lo que la artista utiliza diferentes estrategias para conseguir un resultado espontáneo. Por ejemplo, elige como tema de sus obras los efectos cambiantes de la luz y las nubes, los reflejos y las figuras en movimiento, y utiliza pinceles y espátulas más grandes, a veces sin ponerse las gafas.
Todo esto elimina los detalles complicados y da como resultado un flujo intuitivo, con marcas de pintura frescas. La pintura al óleo puede ser un proceso imprevisible en el que no siempre se tiene el control. Además, el desafío de pintar al aire libre es una forma de experimentar el mundo físicamente, algo que contrasta con las horas de trabajo que la artista pasa frente al ordenador dando tutorías online a estudiantes universitarios y enseñando inglés.
Trabajar de forma virtual ha aumentado su apreciación de la experiencia física y la ha llevado a cuestionarse qué constituye la realidad. Pintar partiendo de la experiencia sensorial directa al aire libre es muy diferente del uso de fotografías en interiores, ya que con la luz natural los colores son mucho más vivos, y a menudo se establecen conexiones emocionales con el lugar en el que se pinta.
Estas percepciones al aire libre se pueden compartir a través de la pintura. El interés por la espontaneidad y la luminosidad se puede ver también en los bodegones y los retratos hechos en el balcón, que captan, por ejemplo, el cielo reflejado en un vaso de agua. En palabras de la artista: «Hay algo muy positivo en la luz natural. Contribuye a nuestro bienestar personal, ayuda a nuestros ritmos corporales y nutre la vida vegetal. Como metáfora, la iluminación tiene un significado espiritual».
Las pinturas tienen una fuerte presencia como objetos físicos y son diferentes cuando las podemos observar directamente. A diferencia de las simplificaciones digitales que vemos en las pantallas diariamente, los colores tienen muchos más matices y son más vibrantes. La textura creada con la técnica del empaste a veces se acerca a lo escultórico, conectando con la formación de la artista en diseño cerámico. Muchas de las obras se exhiben físicamente por primera vez en esta exposición.
A lo largo de su trabajo artístico han surgido varios temas narrativos: por ejemplo, en Plymouth, Reino Unido, se incluyeron unos tanques de gasolina en las pinturas. La obra titulada “De la vela al diésel” fue elegida finalista del premio organizado por Artfinder junto con Octopus Energy sobre el cambio climático en el año 2018.
La crítica social aparece en las escenas de Barasona, en las que las personas y los coches a la orilla del embalse son diminutos, como si fueran hormigas, con el Turbón como telón de fondo. A veces, las playas del pantano son similares a las escenas costeras inglesas (en el Reino Unido muchas familias inglesas pasan sus dos semanas de vacaciones sentadas en una playa aguantando el mal tiempo). El pueblo desaparecido se insinúa cuando los niveles de agua del pantano caen a un nivel bajo, y se intuye lo que una vez pudo ser la plaza del pueblo de Barasona.
Las escenas en caminos y carreteras de montaña incluyen caminantes, peregrinos y agricultores, y reflejan la paz del camino vacío que se dirige a las montañas. Todo esto refleja el interés de la artista por las diferentes relaciones que tienen las personas con la naturaleza. Los bodegones incluyen productos de temporada y propios de la zona, como por ejemplo el aceite de Secastilla y el tomate rosa de Barbastro. En palabras de la propia artista, “participar en el proceso de la cosecha de la oliva en primera persona me ha ayudado a apreciar el trabajo que se invierte en la producción de cada gota de aceite, los siglos de trabajo de los olivos, así como todo el esfuerzo realizado año tras año”.
Los bodegones más recientes incluyen una selección multicultural, lo que junto a las pegatinas de la fruta, aluden al consumismo global. Sin embargo, la percepción visual sigue siendo el elemento principal, por lo que estas obras se agrupan por color.
Quien desee visitar la exposición puede asistir a la inauguración este próximo sábado, o ponerse en contacto con el Ayuntamiento de Secastilla (Tel. 974 54 02 27 / cultura@secastilla.com). Un porcentaje de las ventas se donará a la organización benéfica medioambiental ClientEarth.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.