La reivindicación del túnel transfronterizo resurge con fuerza en Benasque

0
2347

El desbloqueo de la modernización de la N-260 a su paso por el valle del Ésera con la aprobación del proyecto de las obras entre Campo y el congosto del Ventamillo supone no sólo una excelente noticia para los habitantes de la zona sino que da renovados bríos a la histórica reivindicación de un túnel entre Benasque y la ciudad francesa de Luchón.
El estado de la carretera, prácticamente idéntico al que presentaba cuando se abrió al tráfico rodado hace ya más de un siglo, suponía un freno más que evidente a cualquier reclamación de una comunicación internacional por el Valle de Benasque ya que la hacía inviable a todos los efectos. Por eso, la noticia de que se ha dado la luz verde definitiva a su adecuación a los estándares del siglo XXI ha supuesto un acicate para los promotores de un histórico proyecto que permitiría la comunicación directa con Francia del único gran valle pirenaico que ahora carece de ella.
«Nuestra agenda está plagada de entrevistas y visitas para el mes de septiembre, entre ellas a las Cortes de Aragón, al Ayuntamiento de Zaragoza o a los de las ciudades francesas de Luchón y Saint Gaudens», confirma José Luis Ballarín, cuya llegada a la presidencia de la Asociación Pro Túnel Benasque-Luchón ha dado nuevas alas a esta entidad. Ballarín, que esgrime para validar sus argumentos un detallado Estudio de Impacto Socioeconómico de esta obra realizado por Fundesa que ha sido presentado hace unos días en la multitudinaria Asamblea General de la Asociación que preside, entiende que esta obra sería «capital» no sólo para la economía del Valle de Benasque y de la Ribagorza sino para el conjunto de la economía provincial y regional «porque conectaría directamente dos de las ciudades más dinámicas del interior del sur de Europa, Zaragoza y Toulouse, con las sinergias que ello conllevaría».
Entiende Ballarín que, con las líneas de Irún y La Junquera muy saturadas, se contemplan nuevas vías de comunicación entre España y Francia y que en este escenario Aragón desempeña un papel fundamental «por su situación estratégica». Por otra parte, la definitiva apuesta francesa por el ferrocarril Pau-Canfranc va a conectar los puertos de Burdeos y Valencia en una línea atlántico-mediterránea y, según el presidente de la Asociación Pro-Túnel, en este contexto la «tan demandada» comunicación «mediante túnel exclusivamente turístico y comercial» entre Benasque y Luchón abre a su vez la nueva conexión entre Zaragoza y Toulouse.
Los defensores del túnel benasqués consideran que la región de Toulouse, con casi seis millones de habitantes y una potente industria aeronáutica puntera en Europa, incorporaría Zaragoza a la malla urbana del sur de Europa conformando la diagonal continental Frankfurt-Toulouse-Zaragoza-Madrid, reactivando así las potencialidades económicas de Aragón.
«No cabe duda que es un envite de carácter nacional que debe ser iniciado en Aragón y por Aragón», sostiene Ballarín para quien estas iniciativas políticas «están abocadas al éxito» y que considera que esta conexión con la poderosa región de Toulouse es un proyecto «estratégico» para Aragón y el Centro español y que en esta estrategia, el túnel entre Benasque y Luchón «es una apuesta decidida de progreso y futuro» porque, recalca, es la línea más corta entre ambas ciudades, acorta en al menos una hora la duración del trayecto por el siguiente trazado menos largo, «y no tiene que afrontar ningún puerto de montaña».
El momento para la reactivación de esta reivindicación parece lógico. En pleno proceso de diseño de las comunicaciones internacionales y de modernización de las vías cercanas y superados unos resquemores desde la parte francesa por posibles competencias económicas, difícilmente el tema vuelva a estar de mayor actualidad.
Por ello, el aval que proporciona el informe de Fundesa refuerza el convencimiento de quienes defienden esta infraestructura que ya se empezó a reclamar en Ribagorza en el siglo XVIII. En su estudio, además de esa relación entre Zaragoza y Toulouse a la que alude Ballarín, Fundesa pone de relieve la «complementariedad» en lo económico de los dos territorios –la comarca de Ribagorza y la región de Luchón- que comunicaría directamente el túnel y deja patente el actual aislamiento del Valle de Benasque, toda una potencia en el turismo de interior pero que tiene su auténtica asignatura pendiente en el turismo internacional en buena medida por carecer de unas conexiones directas con el resto de Europa.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.