Nuevas recomendaciones para cuidar la vista en estas semanas de confinamiento y desescalada

0
393

Carmela Núñez Orduña, óptico optometrista de Audio Óptica Sobrarbe, en Aínsa, sigue ofreciéndonos consejos para cuidar nuestra vista en estas jornadas tan especiales. Unas recomendaciones que inciden ahora en la progresiva salida de los hogares donde hemos estado –y seguimos, de momento, estando- confinados en las últimas semanas con unas condiciones lumínicas que están empezando a variar sensiblemente ante la exposición cada vez mayor a la luz natural.
-Pregunta. ¿Qué situación nos estamos encontrando para nuestra vista tras tantos días de confinamiento?
-Respuesta. Tanto tiempo sin salir de casa por esta pandemia hace que nuestra salud, en general, se esté debilitando…, la falta de ejercicio, el caminar diario, no haber podido oxigenar nuestros pulmones en un ambiente natural al aire libre…
En particular, nuestros ojos han sufrido y están sufriendo una serie de obstáculos y limitaciones que podrían afectarnos gravemente si no tenemos en cuenta una serie de recomendaciones y medidas de prevención…
El sol, fundamentalmente el sol es algo para lo que tenemos que tener preparados nuestros ojos a partir de la salida a la calle tras este confinamiento.
-P. ¿Es normal sentir molestias ante el sol?.
-R. Sí, ¡¡ por supuesto que sí !!. Ahora que retomamos los pequeños paseos y el deporte al aire libre….¡¡ojo con la vista!! porque nuestros ojos llevan un tiempo cautivos, o confinados, con la poca luz natural que tenemos en casa….(trabajando sobre todo con luz artificial) y ahora, de pronto, al salir a la calle, los vamos a exponer a los efectos dañinos de la radiación ultravioleta. El sol, del que siempre decimos -y con razón- que es fuente de energía y vida, sin embargo plantea también ciertos inconvenientes que pueden terminar siendo problemas, y hasta graves problemas si no sabemos cómo debemos hacer para convivir adecuadamente con él……..
-P. ¿Qué problemas puede sufrir nuestra vista?
-R. Pues, mira, hay algo que debe quedar claro y que yo quiero y debo recalcar; la luz solar intensa es perjudicial. En todos los momentos de nuestra vida es normal que sintamos ciertas molestias en nuestros ojos ante el sol. Eso -insisto- en circunstancias vamos a llamarlas normales; del sol siempre hay que protegerse, como hacemos con nuestra piel, cuidándola con crema solar de calidad y factor adecuados. Y tan importante es (no quiero decir que más, pero es muy, muy importante) proteger nuestros ojos de los efectos nocivos del sol.
De modo que, respecto a tu pregunta acerca de qué problemas podemos sufrir en la vista a causa del sol, diré que una arriesgada exposición solar podría provocar efectos nefastos sobre nuestra visión, como la aparición de cataratas prematuras, fotoqueratitis, conjuntivitis, pterigiums y pinguéculas (que son membranas anómalas que aparecen en la conjuntiva) o, incluso, cáncer en la delicada piel de los párpados.
Con todo esto quiere decir, que la gafa de sol debe utilizarse como trinchera, o barrera, para defender nuestra vista.
-P. A nadie se nos escapa que estamos pasando de entornos oscuros o tenues, bajo techo, e iluminaciones artificiales a una exposición a un sol que ya empieza además a pegar con fuerza. ¿Qué medidas debemos adoptar ante esta insolación sobrevenida?.
-R. Insisto, todos los cuidados que nos reportan las gafas de sol.
Es lo que hay que tener en cuenta: haciendo hincapié en que sean, deben ser, unas buenas gafas de sol.
-P. Incidiendo en esto, ¿vale cualquier tipo de gafa de sol?. Muchas veces se comenta que algunas de esas gafas de mercadillo son más contraproducentes que efectivas.
-R. Mira, aquí hay mucho que decir y no me canso de repetir: por supuesto que hay que dudar mucho, por no decir directamente rechazar eso que tú has llamado gafas de mercadillo.
¿Quién puede creer que en un mercadillo (o en cualquier otro canal de distribución no especializado como gasolineras, bazares o tiendas de ropa) está la solución para sus ojos?.
A ver cómo explico de una manera sencilla las características y exigencias técnicas de una buena gafa de sol: La lente o cristal de la gafa de sol tiene un filtro cuya categoría va de 0 a 4 según la cantidad de luz que deja pasar, pero la categoría del filtro no informa de la absorción de la radiación ultravioleta. Es el propio material del que están fabricados los lentes el que permite o no el pase de la radiación, no el tinte que lleva incorporado.
Eso quiere decir que una lente muy oscura no necesariamente protege de la radiación ultravioleta. De la misma manera que una lente blanca puede filtrar el 100 por 100 de dicho ultravioleta…. Por eso no hay que dejarse engañar por el color de las lentes que pueden ser muy oscuros y a la vez de baja calidad, de modo que filtran la luz visible pero no los rayos ultravioleta.
Además, y como consecuencia de todo esto, al no pasar toda la luz visible, los párpados se abren más, y se dilatan más las pupilas, lo que hace que aumente el espacio de entrada de los ultravioletas, que frente a unos lentes de mala calidad dañarán aún más al ojo.
Insisto: es importante una gafa de sol con todas las garantías ópticas para evitar problemas.
-P. Y sobre los modelos y las formas, ¿qué nos puedes decir?
-R. Sobre las formas, mejor modelos envolventes. Cuanto más grandes sean los lentes, mayor es la superficie protegida.
Y más que de modelos (que cambian con la moda), si me permites, voy a hablar de los colores de las lentes. Los más utilizados son el marrón, el verde y el gris y cualquiera de ellos debe permitir la percepción del tono real de los objetos que miramos, y del entorno en el que nos encontramos.
En líneas generales, para personas con miopía y astigmatismo, suele ser una buena opción los lentes marrones. Sin embargo, los hipermétropes se encuentran más cómodos con lentes verdes. En condiciones de baja luminosidad, como niebla intensa o durante la conducción nocturna, los filtros más adecuados son los naranjas o amarillos, porque aumentan el contraste. Pero cuidado, no deben utilizarse en días soleados.
Existen en el mercado un amplio abanico de lentes solares con filtros específicos adecuados al entorno y a la actividad que se vaya a realizar. Por ejemplo: las lentes polarizadas que, además de proteger, eliminan reflejos y evitan el deslumbramiento o las lentes fotocromáticas, que reaccionan oscureciéndose o aclarándose según la intensidad de la luz. Y existen, cómo no, lentes con fines terapéuticos, para personas de baja visión y patologías degenerativas oculares. Los filtros terapéuticos, además de proteger, aportan una mejora en la sensibilidad al contraste y facilitan la adaptación a cambios bruscos de iluminación.
Se trata, en definitiva, de conseguir una visión más confortable y, sobre todo, más segura. Por eso, y como recomendación primordial, quiero hacer hincapié en lo importante que es elegir una lente, unos cristales adecuados a cada necesidad.
No he dicho hasta ahora nada de los niños que, como madre y optometrista infantil, me preocupan especialmente. Bueno, pues hay que poner mucho cuidado en ellos. Son especialmente vulnerables a los efectos del sol y hay que protegerlos dado que la mayor parte del daño solar se produce durante la infancia.
Y por estas, y otras muchas razones, es fundamental acudir a las ópticas, que son los establecimientos sanitarios que cumplimos rigurosamente con la normativa de seguridad y calidad de nuestros productos, y buscar el asesoramiento del especialista del óptico optometrista.
Y más ahora, en que después de tanto tiempo encerrados en casa, y con tantas ganas de buscar el sol, hay que tener mucho cuidado, recordar que no todas las gafas de sol son iguales y que es necesario cuidar los ojos porque son para toda la vida.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.