Un año de cine en el Valle de Benasque

0
39

El Valle de Benasque ha comenzado este 2021 convertido en un gran set de rodaje cinematográfico. Este pasado fin de semana, más de quinientos habitantes de la zona tomaban parte en un castin para actuar como figurantes en la película “A mil kilómetros de Navidad” que Netflix está produciendo como su gran apuesta de cara a las próximas Navidades y cuya acción discurre en buena parte por estos parajes pirenaicos.
El equipo de rodaje, más de cien personas, llegará aquí a comienzos de febrero y permanecerá durante tres semanas compartiendo con los benasqueses su vida cotidiana y convirtiendo a esta villa pirenaica y a su entorno en uno más de los protagonistas de una película que es una de las grandes producciones nacionales de la temporada.
Pero el protagonismo cinematográfico del Valle de Benasque este año que empieza arrancaba ya hace unos días con el comienzo del rodaje en estos paisajes benasqueses –en el entorno del pequeño pueblo de Liri y en el del refugio de La Renclusa- de parte de la acción de “La cima”, una película dirigida por Ibón Cormenzana y producida por Arcadia Motion Pictures que tiene como actores principales a Javier Rey y Patricia López Arnai. Encarnan a Mateo e Ione, dos apasionados por la montaña que vivirán en el Himalaya una historia de superación personal y de amor en un viaje iniciático que cambia radicalmente sus vidas.
Según comenta su director, Mateo es un arquitecto nacido en Benasque y enamorado de la naturaleza que se dedica a reconstruir casas abandonadas del Pirineo oscense para no poner más cemento en sus montañas. Su pareja, alpinista profesional, fue quien le inculcó definitivamente el amor por la montaña, la aventura y le enseñó a ser feliz con la simplicidad y la conexión con la naturaleza. Y es ella quien le preparó para ascender su primer ocho mil en el Himalaya, hasta que el destino les tendió una trampa que lo cambió todo. Ahora Mateo quiere seguir persiguiendo el mismo sueño, aunque sea solo, enfrentándose al reto extremo de escalar en solitario la cima más peligrosa del planeta, el Annapurna.
Ione nació en un pequeño pueblo de Guipúzcoa. Es la pequeña de cinco hermanos cuyo padre, un empresario de éxito hecho a sí mismo, les exige lo máximo y que, sin querer, desprecia más a la pequeña, no tanto por ser la menor como por ser mujer.
Ione es una luchadora nata desde pequeña que ha conseguido ser más y mejor que sus hermanos en la escuela, en la universidad y en todos los deportes. Pronto se convirtió en un referente en la escalada vasca y española, consiguiendo escalar las 14 montañas más altas del mundo. Pero aún conquistando estas cimas, no logra su felicidad porque todo lo que ha hecho ha sido por agradar a los demás. Hasta el momento en que decide apostar por ella misma y formar una familia con el alpinista con quien mantiene una relación durante los 10 años que lleva ascendiendo montañas. Pero algo falla y sus planes se truncan.
No se ve con fuerzas de avanzar ni de volver a la civilización para enfrentarse a sus problemas. Es en ese momento cuando Mateo aparece de forma casual, interrumpiendo su soledad. Y será a partir de esa llegada cuando Ione empiece su camino para reencontrarse con ella misma y para encontrar un motivo por el que seguir adelante.
«Mi intención es hacer que el espectador viva la misma experiencia vital del viaje de nuestro protagonista desde la butaca de una sala de cine», comenta el director apuntando que la película pretende adquirir la épica de los grandes descubridores y aventureros de antaño «mostrándonos además el coraje, lealtad y compañerismo sin límites, valores que existen entre los alpinistas, y que son tan necesarios en la sociedad en la que vivimos».
Cormenzana explica que ‘La Cima’ intenta mostrar cómo los protagonistas, a pesar de sus miedos y cada uno a su manera, se arriesgan a superarse y evolucionar, viviendo intensamente. «Me gustaría crear en el espectador esas mismas ganas de atreverse a realizar sus sueños, por pequeños que sean, al salir de la sala del cine», sostiene.
A Ione y Mateo se suma la naturaleza como tercer protagonista de la historia ya que la película intenta transmitir la simplicidad de la vida a través de la inmensidad de la naturaleza. «‘La cima’ –abunda el director- tendrá en un segundo plano momentos contemplativos, al estilo del cine asiático (‘Tigre y Dragón’), y a través de la cámara reflejaré la inmensidad del Himalaya, el verde de los campos, la belleza de la nieve, el estruendo de una avalancha o el sonido poderoso del agua bajando por los ríos, que creará en el espectador una sensación y le hará reflexionar sobre la magia de la vida. Esa belleza pretende aligerar la carga de la muerte, que se acerca por momentos a los personajes».
Aunque conocido principalmente por su faceta de productor de obras como ‘Blancanieves’ de Pablo Berger, ‘Blackthorn’ de Mateo Gil, ‘El árbol de la sangre’ de Julio Medem o “Madre” de Rodrigo Sorogoyen, Ibon Cormenzana también ha dirigido sus propios proyectos. Su primer largometraje fue “Jaizkibel” con el que consiguió excelentes críticas y varios premios. En 2008 rodó “Los totenwackers”, distribuida por Disney en España y vendida en numerosos países del mundo mientras que en 2018 estrenó “Alegría, Tristeza”, protagonizada por Roberto Álamo y Manuela Vellé. ‘La Cima’ será su cuarta película como director.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.