Protagonista del fin de semana inaugural del SoNna Huesca 2024, que comienza el próximo día 29 en el CDAN de Huesca, Javier Ruibal compartirá el espectacular y recoleto escenario del espacio Vicente Baldellou, en Alquézar el próximo domingo 30, con la gallega Uxía. Juntos ofrecerán el recital “De tu casa a la mía”, un encuentro entre la poesía y la canción, entre Rosalía de Castro y Federico García Lorca. Todavía quedan unas pocas entradas invitación para cubrir el aforo de 300 privilegiados.

Pionero en los nuevos movimientos del flamenco, Javier Ruibal (El Puerto de Santa María, Cádiz) es uno de los cantautores de referencia en la España del mestizaje musical. En él se unen el jazz, lo sefardí-magrebí, el flamenco y la poesía de la Generación del 27, en especial Alberti y Lorca. Con 35 años de carrera y una docena de discos, Ruibal ha compuesto también para muchos artistas de primera fila. 

Bienvenido de nuevo a Huesca, señor Ruibal. Pasó por Pirineos Sur en 2012 y 2019, y ahora viene a un festival también en plena naturaleza, pero de pequeño formato. ¿Dónde toca más a gusto? ¿En una taberna, en un teatro, en un jardín o un estadio?

Tocar y cantar es un placer siempre, da lo mismo el espacio, lo que importa es la emoción compartida con el público que viene con el estado de ánimo predispuesto a dejarse llevar a donde sea y como sea. Repartir alegría y emoción es un trabajo bendecido que tuve la suerte de elegir a tiempo y así he llegado a más de cuarenta y cinco años de oficio.

Cantautor, arreglista, poeta a tiempo parcial… Si Serrat nos devolvió a Machado, usted lo ha hecho con su paisano, Rafael Alberti. Creo que su amistad con Joan Manuel viene de lejos. Que él ya lo esperaba en el camerino como un fan.

Esos poetas asombrosos nos cautivaron desde el primer momento. Escribí unas décimas que hacen alusión a esto:

Aprendí, como cualquiera,

de la pura imitación, 

me dieron información, 

gentes de buena madera

que llevaban por bandera 

buscarse en la melodía

empeñarse día a día 

defendiendo a los poetas,

y llenaron mis maletas

de amor a la poesía.

Los poetas prohibidos

pensadores solidarios,

ilustres y proletarios,

silenciados, perseguidos.

En mi alma hicieron nido

su vocación responsable

y el deseo irrenunciable

de ganar la libertad:

la justicia y la verdad 

nunca fueron negociables

Pues en esos referentes Serrat ocupa un lugar principal. Aprendí tanto de él… y lo más importante, aprendí a no imitarlo y a buscar esa canción que algún día pudiera hacerle fijarse en mí. Así fue y desde entonces nos une una amistad que está más allá de armonías y estribillos.

Y sin dejar la poesía, en esta ocasión presenta en el SoNna Huesca con la gallega Uxía un encuentro entre Rosalía de Castro y Federico García Lorca. Vaya reto bonito y comprometido. 

Decir Uxía es decir sensibilidad y bondad, es decir amor por el canto y celebración de la vida y la amistad. Así que figúrese lo que es sentarnos con Rosalía de Castro y Federico García Lorca a la misma mesa. Y hacer aliños en dos lenguas tan bellas y llenas de matices da como resultado un banquete tan colorido como nutritivo, valga la comparación gastronómica. Es lo que esperamos del público, que se sienta satisfecho y quiera repetir.

Dice otro poeta, Luis García Montero, que no se comprende la poesía española contemporánea sin Rosalía. Que Lorca la leyó de adolescente y que compuso sus Seis poemas gallegos casi como el pago de una deuda.

Es muy emotivo ese viaje de Federico a Galicia tras la huella de Rosalía, única y señera poeta en un tiempo de tanto oprobio hacia la inteligencia femenina. La deuda con ella es impagable. También yo siento que Galicia se me regala cuando voy del brazo de Uxía.

He cantado por primera vez en galego y no hubiera sucedido si no me hubiera guiado la voz más señera de la canción gallega. Siempre le estaré agradecido, tan generosa y tan gran amiga.

Esos versos que Federico le dedica ante su sepultura ¡Érguete, mina amiga (…) ¡Érguete mina amada. ¿Allí comienza el disco?

El disco se fue haciendo de una manera muy natural, cada uno eligió los poemas que más se adecuaban al propio estilo y todo fluyó sin duda ninguna. Con Uxía no se trabaja, se disfruta y se construye desde el afecto y la cercanía. Y por mi parte hay algo reverencial que me conecta con lo que debió de sentir Federico. Galicia cálida y húmeda, noble y hospitalaria, inspira sensibilidades al primer contacto. Y este disco vino a culminar lo que he sentido a lo largo de muchos años de cantar por esas tierras.

Qué tiene Uxía, que el año pasado embarcó a Martirio, Carmen París y Ugía Pedreira en “Enredadas” (concierto inaugural del SoNna Huesca 2023) y este año le ha enredado a usted en “De tu casa a la mía”. ¿O fue al revés? ¿Fue usted el instigador?

Puede que fuera yo el que lo propusiera, ya eso da lo mismo, el caso es que tuvimos una conexión inmediata y muy productiva y nos volcamos en el proyecto con euforia e ilusión. Enredadas debió de surgir de la misma manera. Uxía es piedra angular de encuentros emotivos y lúdicos.

Premio Nacional de Cultura, de las Músicas actuales, Medalla de Andalucía… Conociéndolo un poco, quizá le hizo más ilusión que le dedicaran una calle en su Puerto de Santa María.

Todos los premios son regalos y así me los tomo. En todo caso, como le ocurre a todo ser humano, ser visto y ser tenido en consideración te pone algo más en paz contigo mismo. Te hace ilusión que a cambio de un puñado de canciones los demás te den abrazos y complicidad. Es una fiesta que la vida te sonría.

Huye usted del prime time, de la industria, de lo comercial, y demuestra que el camino en la música lo puede labrar uno solo, sin bueyes que marquen el surco, aunque cueste mucho más. 

Es que solo se está muy bien. Todos lo estamos de pupilas hacia adentro. Es falso que nos observen o nos censuren o nos orienten, y mucho más falso que tu coherencia artística y tu lucidez dependan de las directrices de otros. Evidentemente, no aparecer en los medios de difusión masiva hace que llegues a una gente y a otra no. Pero los que buscan te encuentran más tarde o más temprano, y ser una sorpresa es un lujo para ti y para el que te descubre.

Una curiosidad, ¿Cuántas gorras tiene? ¿Forma parte la gorra del estilo Ruibal? ¿Algo así como el sombrero de Pessoa?

Casi tantas como lo cabellos que no tengo. Lo del estilo hace tiempo que pasó a ser un remedio contra el frío o el sol. También suelo usar sombrero, aunque últimamente voy al escenario a cabeza pelada. Cualquier cosa menos el bisoñé.

Y su Cádiz Club de Fútbol, a Segunda División. Disculpe, pero eso es más trágico que poético. 

Del Cádiz le ruego que guarde conmigo el luto de estos momentos aciagos. Pero pronto volverá la alegría de volver al campo y estar con el equipo. Le cito unos versos de mi canción, Ese Cádiz centenario:

Azul como el agüita es mi color

y amarillo como el sol

que se pone en la Caleta

Sentir al Cádiz no es una emoción

es mucho más que una pasión 

o el delirio de un poeta

Y no me importa si no es campeón

ni lleva siempre el balón 

pero lo mueve con gracia

Benditos los colores de mi club

en donde Mágico es un dios

y el Fondo Sur, la aristocracia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.