La Cárcel de Benabarre inicia los trámites para ser declarada Bien de Interés Cultural

0
37

La dirección general de Patrimonio Cultural del Gobierno de Aragón ha abierto el procedimiento y el período de información pública para la declaración de la Cárcel de Benabarre como Bien de Interés Cultural, BIC, en la categoría de Conjunto de Interés Cultural como lugar referente de la memoria democrática de nuestra comunidad.
Esta histórica prisión, que dio servicio al ya desaparecido partido judicial benabarrense, fue acondicionada como tal a mediados del siglo XIX al rehabilitarse y reutilizarse el edificio que ocupaba desde 1604 el antiguo convento de Agustinos Descalzos de la localidad, que fue objeto del proceso de Desamortización desarrollado en 1837 bajo la presidencia de Juan Álvarez de Mendizábal.
Su funcionamiento como cárcel del partido judicial abarca el periodo que va desde 1866 a 1974. Su época de mayor actividad se sitúa entre los años 1936 y 1956, y muy especialmente durante los años 1938 a 1940, de ahí su especial relevancia en este periodo histórico.
Años más tarde, tras la reordenación de los partidos judiciales en la provincia a mediados de los años 60, Benabarre se integraría en el de Barbastro y su cárcel fue cayendo en desuso progresivamente. En su última etapa pasó a ser un depósito municipal, que acabó cerrándose definitivamente en 1974.
Para su futura declaración como BIC ha pesado mucho el hecho de que esta cárcel de Benabarre es un modelo de prisión del período a caballo entre los siglos XIX y XX, siendo la única conservada de estas características, y que fue utilizada de forma intensa durante la guerra civil y la primera postguerra -en concreto durante el periodo comprendido entre 1938 y 1940- dejando testimonio del modelo de gestión del internamiento penal del momento, con espacios diferenciados para hombres y mujeres, ya que se trató de una prisión mixta.
Aunque con serios problemas en el techo, en las escaleras de acceso a las diferentes plantas y en los forjados de algunas de ellas a los que hay que dar una urgente respuesta, la cárcel benabarrense mantiene íntegra su estructura original, realizada en piedra mampostería, con pilares de ladrillo y rejas en las ventanas. En ella se observan la reutilización de paramentos del castillo con sus correspondientes marcas de cantería, así como –según los promotores de su declaración como BIC- «elementos suficientes para garantizar la evocación como Lugar de la Memoria Democrática de Aragón». Entre ellos, conserva los grafittis de los prisioneros como testimonio directo de sus sueños y privaciones.
Entre los elementos preservados del edificio, esta prisión mantiene la estructura íntegra de las alas de las celdas y, en diferentes grados de conservación, las celdas –treinta y dos- de los presos, los retretes, la numeración de las celdas, las puertas, los respiraderos, los pasillos de la cárcel y las diferentes estancias comunes y para uso del personal penitenciario.
Significativamente, esta resolución sobre la cárcel benabarrense coincide con el inicio del proceso para declarar Bien de Interés Cultural en la categoría de Monumento, los neveros y pozos de hielo ubicados en distintas localidades aragoneses para preservar y difundir el legado patrimonial de lo que se ha venido en denominar la “arquitectura del frío” que tiene desde el siglo XVI en el “pou de gel” de Benabarre uno de los mejores ejemplos de nuestra comunidad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.