Los jabalíes campan a sus anchas por las carreteras ribagorzanas

1
5890

Los accidentes provocados por la presencia de jabalíes en la calzada se han multiplicado en los últimos meses en carreteras ribagorzanas. Ante esta situación y su especial incidencia en el entorno grausino, el alcalde de esta localidad, José Antonio Lagüens, ha hecho un llamamiento a los conductores para que extremen la prudencia en su tránsito por la Baja Ribagorza.
«Soy consciente de que no es un problema exclusivo de nuestro territorio, pero aquí estamos muy preocupados por el alto número de incidentes y accidentes más o menos graves provocados por la presencia de jabalíes en la carretera y en las inmediaciones de los cascos urbanos», señala Lagüens. El alcalde apunta que estos accidentes se producían habitualmente en horario nocturno, cuando los animales utilizaban sus rutas habituales de paso –muchas de las cuales cruzan las vías públicas- para ir a beber a los ríos o al embalse de Barasona amparados por la oscuridad, pero subraya que se ha detectado un sustancial incremento de la presencia de los jabalíes, y también de los corzos o los zorros, en las carreteras de la zona en las horas diurnas, con un mayor volumen de circulación que incrementa sensiblemente las posibilidades de accidente.
Diversos factores pueden explicar este cambio de hábitos de los citados animales, empezando por una más que evidente superpoblación de todas estas especies que obliga a muchos ejemplares a buscar nuevos hábitats y renunciar durante la búsqueda a las habituales cautelas. Pero también cabe recordar que nos encontramos en plena temporada de caza y que los jabalíes se sienten presionados y desplazados de sus territorios por el acoso de los cazadores incurriendo por ello en comportamientos atípicos.
«Sea cual sea la razón, lo cierto es que en las últimas semanas el rosario de accidentes causados por los jabalíes, y en algún caso también por los corzos, parece interminable y está generando una gran preocupación en la zona», sostiene Lagüens quien entiende que, aunque de momento estos accidentes no se han saldado hasta ahora con víctimas humanas, aunque sí han ocasionado múltiples daños materiales en los vehículos implicados, «estamos jugando con la suerte».
Las carreteras del entorno del embalse de Barasona , la N-123 y la N-123 A, la N-230 en varios de sus tramos ribagorzanos, la A-1605 en el valle del Isábena, la A-139 que bordea el Ésera, y varias carreteras locales han sido escenario de estos accidentes en las últimas semanas y son bastantes los conductores que cuentan haber podido esquivar por poco a los animales. Una circunstancia ésta que en muchos casos lleva al conductor a intentar dar un volantazo que, según los expertos, tiende a ser más contraproducente que efectivo puesto que se pierde el control del vehículo que puede salirse de la vía. En estos casos, el consejo es chocar con el animal e intentar minimizar el impacto.
El alcalde grausino reconoce que la problemática tiene «difícil arreglo y menos desde el ámbito municipal» por lo que insta a los conductores a estar especialmente vigilantes y a que moderen su velocidad en sus recorridos por tierras ribagorzanas.

1 Comentario

  1. No solo son los jabalíes. También la carretera de Panillo. Tiene baches qu no reparan o que lo hacen deficientemente. Sólo ponen 2 señales de velocidad máxima 30km hora y se quedan tan anchos. Quien debe hechar sal en esta vía? Tampoco lo hacen. Recordad que por esta carretera transcurre una ruta de transporte escolar.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.