Por Ana Pascual.

 

Una fase tras otra, nuestros pueblos vuelves a la normalidad retomando las tareas y las relaciones. Aunque en muchos de ellos es fácil guardar las distancias, se impone el sentido común en cuanto a las mascarillas. En la Ribagorza, los habitantes rurales disfrutan de la nueva normalidad.

Estas son las opiniones en esta fase de nuestros alcaldes y alcadesas.

Fototeca mayo 2020 dipu

 

VIACAMP-LITERA – Alfredo Pociello

Aquí las cosas están tranquilas ya que hay poca gente y aunque contamos con un restaurante, de momento no se ha abierto. Desde el inicio de la desescalada y con la actual primera fase se nota que hay más gente en la calle y que va algo más tranquila pese al miedo por el contagio.  De igual manera, se ha retomado la actividad en los huertos y se usan las mascarillas que hemos repartido durante todo el confinamiento.

 

CASTEJÓN DE SOS – José Manuel Abad

Todavía existe mucho respeto y algo de falta de confianza respecto al coronavirus entre los habitantes y las cosas van poco a poco, algo normal tras dos casi dos meses confinados. De momento, se han abierto algunas terrazas pero, en términos generales, los sectores de la hostelería y el turismo están inquietos y a la expectativa de lo que se podrá no y sé podrá hacer. Los casos aquí ya están controlados y día a día intentamos volver a esta nueva normalidad.

 

CASTIGALEU – Higinio Ciutad

Castigaleu es un pueblo pequeño y con la llegada de la fase uno ha habido pocos cambios a excepción de los paseos y la vuelta a los huertos particulares. De momento no se ha restablecido la visita médica y en el ayuntamiento, de momento, se trabaja a puerta cerrada aunque sea tiende de forma telefónica. 

LASCUARRE – José Luis Lloret

Aunque las cosas están tranquilas tenemos pensado abrir las terrazas en la fase 2 porque de momento no ha sido demandado con los vecinos. Respeto a las visitas, si hemos detectado que han venido familiares de dentro de la provincia pero se ha hecho manteniendo las distancias y de forma muy responsable al igual que los pequeños grupos de l población que también mantienen las normas establecidas. Hay más actividad en las calles ya que la gente sale a andar y los huertos también han podido ser plantados. 

PUENTE DE MONTAÑANA – Josep Périz

Aunque nos movemos con mucha moderación, estamos contentos con las nuevas medidas que nos permiten ir a pasear y poder ir a comprar a otros pueblos de la provincia como ya hicimos antes en Graus o Barbastro. Esta población está dividida entre Cataluña y Aragón, y ambas provincias están en la fase uno, aunque supuestamente los habitantes catalanes no pueden ir a comprar el pan a Aragón porque el horno está ubicado en otra provincia, un mal menor en un pueblo donde tampoco han sufrido ningún caso de coronavirus. 

 

CAPELLA – Ángela Sarriera

La vida sigue más o menos igual en Capella aunque los bares de momento no se han abierto. Respecto a la primera fase, no hemos notado afluencia de gente de fuera porque la mayoría de las segundas residencias pertenece a Cataluña y todavía pueden venir. En general, los habitantes están contentos porque han podido salir a la calle con todas las medidas de seguridad, sobre todo niños y mayores, y han podido volver a los huertos. Recientemente desde el ayuntamiento hemos repartido las plantas del vivero de la DPH de puerta en puerta para evitar aglomeraciones en un sitio concreto y hemos podido comprobar que todos nuestr@s vecin@s se encuentran bien. Ahora toca seguir cumpliendo las normas y cuidarnos.

 

CAMPO – Eusebio Echart

En Campo, donde ha abierto una terraza, s mantienen a la expectativa de qué pasará con el turismo y esperan que los visitantes nacionales opten este año por el Pirineo Aragonés. El alcalde también explica que , con las obras en marcha del conozco, se proponga una vía de tráfico alternativa para que los turistas y residentes no tengan que dar una gran vuelta.  Todos confiamos en que este año los españoles opten por venir a respirar a nuestro valle. 

 

VALLE DE BARDAJÍ – José María Raso

Todo sigue igual que antes ya que somos ganaderos y las cosas han cambiado poco por aquí ya que no tenemos ni bares ni restaurantes. De momento, solo se han repartido 14 mascarillas en dos ocasiones por parte de la Guardia Civil y de los bomberos pero necesitaríamos más para poder ir desechando algunas y evitar reutilizar en exceso.

 

PERARRÚA – Manuel Lalueza

La primera fase de desconfinamiento ha sido muy buena para nuestr@s vecin@s, en especial para los mayores, porque han podido volver a salir a la calle y han vuelto a las acalles; siempre respetando las distancias y llevando la mascarilla que se ha repartido desde el ayuntamiento.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.