Una nueva forma de sentir la nutrición

0
569

El nutricionista grausino Juan Martínez Rodríguez vuelve a hacer acto de presencia en estas páginas con una interesante reflexión sobre la nutrición y las tendencias y modas que esta disciplina sanitaria también soporta.

En otros artículos he escrito sobre evidencias científicas, pero en esta ocasión me gustaría dar mi opinión personal sobre el concepto actual de nutrición.
En los últimos años la evolución que ha tenido la nutrición en nuestra sociedad ha sido enorme. Cada vez somos más conscientes de la importancia que tiene, para nuestra salud y nuestro bienestar, tener una nutrición saludable y de calidad.
Desde mi punto de vista, es un sector que tiene muchas sorpresas que darnos, ya que dentro de todas las posibilidades que nos da la nutrición hay aún poca investigación y evidencia. Además, están surgiendo diferentes ideas contradictorias entre sí, y nos hacen dudar incluso a los nutricionistas. Y es sorprendente que cada vez haya más controversia en muchísimos temas, que se daban por seguros.
¿Es bueno el ayuno? ¿Real food? ¿Es saludable el huevo? ¿Es perjudicial el gluten para las personas? ¿Aditivos? ¿Qué efectos tiene el aumento de la super-productividad en productos vegetales, puede llegar a ser perjudicial para el consumidor? ¿De qué manera está aumentando la cantidad de microplásticos y metales pesados en el pescado fresco?
Son algunos ejemplo de las reflexiones que nos hacemos según se van encontrando evidencias y nuevas formas de alimentarse.
Incluso se está hablando de modificar los porcentajes de macronutrientes de nuestra dieta. Los cuales, en la actualidad, están marcados en un 50-55 % hidratos de carbono, un 10-15 % proteínas y 30-35 % grasas… Se lleva mucho tiempo hablando de estos parámetros relacionados con una dieta óptima, siempre basado en evidencias científicas. Sin embargo están surgiendo nuevas tendencias como la dieta cetogénica o keto, la cual aumenta alrededor del 70 % las grasas y reduce a un 5-10 % los hidratos de carbono, eliminando todo tipo de cereal, legumbre o tubérculo y adquiriendo los hidratos de carbono de frutas y verduras. Es una dieta que está muy cuestionada por muchos nutricionistas pero que otros tantos la siguen y defienden como saludable.
Con todo esto no quiero meterme en cuestiones de qué es bueno o qué es malo, simplemente quiero poneros en situación, la nutrición está evolucionando tan rápido que incluso dentro del gremio hay posturas muy contradictorias. Y que todas las posturas tienen recursos para defenderse. Excluyendo certezas que son muy evidentes como por ejemplo, lo perjudicial que es el exceso de azúcar o de bebidas alcohólicas.
Y aquí quiero dar mi opinión sobre como veo yo la nutrición. Para empezar no hay ninguna verdad absoluta. Y cuando tú comes algo que te sienta bien y lo defiendes, a otra persona eso mismo le puede sentar muy mal.
Por eso hay que escuchar a nuestro cuerpo y saber lo que nos sienta bien y lo que nos sienta mal. Y cada vez esto es más difícil. Uno de los factores que marcan nuestra alimentación son las emociones y están aumentandode manera desmesurada: el estrés, la ansiedad, el aburrimiento en otros casos, problemas, incertidumbre… Todas estas emociones nos influyen inconscientemente, a la hora de elaborar nuestra dieta y muchas veces nos hacen no seleccionar los mejores alimentos.
Y es ahí donde entra el nutricionista, alguien que te ayude a controlar tu hambre emocional, que te ayude a escuchar a tu cuerpo, que te enseñe hábitos saludables, que te explique todos los procesos y el por qué de esos hábitos… Es decir, que te enseñe a cambiar e ir hacia la salud nutricional.
Y por todo esto es muy importante la nutrición individualizada porque cada persona es un mundo, tanto fisiológica como mentalmente y todo esto influye en la alimentación y en cómo te sientan los alimentos.
Es cierto que en algunos casos, una dieta cuadrada con calorías y nutrientes es un buen apoyo pero hay que buscar el cambio de hábitos progresivo y sin limitar al paciente. El concepto de caloría es un concepto que es demasiado generalizado e incluso, bajo mi punto de vita, está obsoleto, hay que hilar más fino. No somos un coche al que hay que echar gasolina, somos un organismo complejo, único y que hay que entender y satisfacer en cada caso. Por eso el nutricionista tiene que idear una alimentación individualizada para cada persona, donde el rango de macronutrientes estará marcado por como el paciente tolere los alimentos y a raíz de eso pueda mejorar tanto en sus hábitos saludables, como en su energía diaria, en su salud mental y sus ganas de vivir y comerse el mundo.
Porque si tú cambias hábitos y consigues una alimentación de calidad tu vida va a mejorar exponencialmente y te puedo asegurar que serás mucho más productivo, mucho más eficaz y mucho más feliz.
Busca el cambio desde tu alimentación.
Contacto: @j.bola222

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.